Gente

Robbie Williams por fin vende su villa encantada y pierde un dineral

El cantante estaba deseando deshacerse de la propiedad porque le hacía “temblar” de miedo

Robbie Williams
Robbie Williams

En el año 2009, Robbie Williams cumplió uno de sus sueños y se hizo con una espectacular villa de 30.000 metros cuadrados en Wiltshire, un condado al sur de Inglaterra conocido por sus increíbles paisajes naturales. Por aquel entonces, el cantante se mostraba encantado ante la prensa: “Compton Bassett House ha sido el escape perfecto para nuestra familia”. Sin embargo, con el paso del tiempo fue ‘desencantándose’ de la propiedad porque, según aseguró en su cuenta de Instagram, estaba embrujada. Por lo visto, su hija pequeña empezó a tener miedo de la casa y él mismo confeso que una de las habitaciones “me hace temblar”.

Desde entonces, el que fuera líder de Take That lleva intentando vender la fastuosa villa, dispuesto incluso a perder dinero con tal de deshacerse de ella. Ahora, y tras varios años intentándolo, por fin Robbie Williams ha conseguido liquidar Compton Bassett House por algo menos de un millón de lo que él desembolsó en un principio. El auge que han experimentado las operaciones inmobiliarias en la campiña inglesa a raíz de la pandemia de coronavirus, que atrajo a muchos interesados en propiedades con terrenos al aire libre, ha sido fundamental para que el artista pueda olvidarse de los fantasmas que le perseguían.

Robbie Williams y su familia conviven con un fantasma que obligó a la hija mayor a cambiar de habitación
Robbie Williams y su familia conviven con un fantasma que obligó a la hija mayor a cambiar de habitación FOTO: Archivo Archivo

Más allá de las presencias o energías negativas, Compton Bassett House cuenta entre sus exclusivas instalaciones con pista de tenis, pista de fútbol, piscina, spa, gimnasio, un hangar para helicópteros y, además de un gran espacio exterior, puede alojar a huéspedes y personal en los distintos anexos. Se trata de una fabulosa villa que data del siglo XVIII que sirvió de hogar durante varios años a Robbie Williams, su mujer Ayda Field y los cuatro hijos que tienen en común. Allí vivieron momentos muy felices, hasta que seres del más allá también parecieron sentirse atraídos por el spa o la pista de tenis.

Aunque Robbie Williams explica la pérdida de valor de la casa por este motivo sobrenatural, lo cierto es que algunos expertos inmobiliarios también revelan que muy cerca de Compton Bassett House se encuentra un vertedero y que, en algunas ocasiones, el pestilente hedor puede llegar a los terrenos de la villa. Sea cual sea la razón, al fin el cantante de Take That se ha quitado ‘un muerto’ de encima. O varios...