La extraña razón por la que Robbie Williams renunció a sustituir a Freddie Mercury en Queen

La banda sigue adelante con Adam Lambert después de que el ex Take That dijera que no se atrevía a ser el sustituto permanente del desaparecido líder de la banda

El cantante británico Robbie Williams, durante una actuación
El cantante británico Robbie Williams, durante una actuación

En pleno apogeo de Take That en la vida de millones de adolescentes de todo el mundo, hubiera resultado casi imposible pensar en Robbie Williams como sucesor de Freddie Mercury en Queen. La muerte del mítico vocalista, en noviembre de 1991, aún estaba muy fresca en la memoria de todos, y se veía a la banda como un ente mucho más rockero que en 2021.

En los últimos tiempos, son más un concepto de entretenimiento para todos los públicos. Lo demuestar el hecho de que el cantante es Adam Lambert, que sale de la versión norteamericana de “Operación Triunfo”. Otros candidatos fueron el desaparecido George Michael, la fan declarada de Queen Lady Gaga y, en un tono mucho más rockero, el líder de The Darkness, Justin Hawkins, y que sería la opción más lógica y bienvenida para unos fans veteranos que cada vez parecen contar menos para Brian May y Roger Taylor.

Pero no, el elegido fue Lambert, y aún a día de hoy incluso hay fans rockeros que lamentan que el escogido no fuera Robbie Williams, el otrora anticristo para los seguidores veteranos de la banda. Estos días se cumple un año de la difícil decisión del autor de “Rock The DJ”.

En 2001, diez años después de la muerte de Freddie, May y Taylor tuvieron una idea: ofrecerle el puesto de vocalista a Robbie, quien en aquel momento ya había abandonado la banda Take That y triunfaba alrededor del mundo como solista. Pero el británico dijo que no.

Toda esta situación tiene un contexto: en 2001, Robbie Williams se había unido temporalmente a estos dos miembros de Queen para regrabar el clásico “We are the champions”, que sería parte de la banda sonora de la película “Corazón De Caballero”, estrenada ese mismo año y protagonizada por Heath Ledger.

Fue tal el impacto que Williams causó, que tanto May y Taylor decidieron preguntarle si quería unirse a ellos a tiempo completo. “Fue absolutamente increíble grabar con Brian y Roger y estar en una habitación con la historia real”, recordó el cantante sobre aquella reunión.

Lo cierto es que rápidamente la oferta quedó en nada. El propio Robbie lo explicó: “Aunque tengo mucha confianza aquí en el micrófono, tengo una autoestima muy baja”, sostuvo, en declaraciones al programa radial SiriusXM.

Y especificó: “Pensé que les ahorraría la audacia de tenerme intentando subir al escenario hasta el mismo escalón que Freddie. Porque, para mí, él es angelical, es divino. Era demasiado aterrador”. En la misma entrevista, confesó que en la decisión había sido importante su baja autoestima.

Una vez que las grabaciones terminaron, el británico tuvo una conversación con los demás miembros de la agrupación, quienes le preguntaron si estaría dispuesto a ocupar el lugar de Mercury, a lo que este no pudo hacer nada más que negarse. “Tu me ves con mucha confianza aquí en el micrófono, pero la realidad es que tengo baja autoestima”, insistió.

Cabe recordar que en aquel momento Robbie se encontraba en un momento cúspide dentro de su carrera, pues había abandonado a Take That, y su debut como solista resultó ser todo un fenómeno internacional, razón por la cual, el haber aceptado unirse a la legendaria banda de rock pudo haber cambiado su destino, sin embargo, éste señala que, pese a la gran oportunidad que dejó pasar, no se encuentra arrepentido de su decisión.

“No lo estoy (arrepentido), yo me encontraba llenando estadios en aquel momento. No quería tener que dividirlo en tres, pero esa es otra historia.”, señaló el intérprete. Así mismo, aprovechó el momento para resaltar el “trabajo” de Lambert. “Si él no fuera una persona tan encantadora, que lo es, estaría aterrorizado de él por su talento. Su voz es absolutamente increíble, es un artista increíble y una persona completamente encantadora”, confesó Williams.