Gente

Paternidad

Kasparov, la última jugada para que Julio Iglesias reconozca a Javier Santos

Sigue su cruzada para ser reconocido como hijo del cantante y ha recurrido al armenio para hacer de mediador

Julio Iglesias y Javier Sánchez-Santos.
Julio Iglesias y Javier Sánchez-Santos.La RazónLa Razón

Javier Santos prosigue con su cruzada para ser reconocido como hijo de Julio Iglesias. Para ello, ha decidido llamar a las puertas del ajedrecista Gary Kasparov, para utilizarlo como mediador en el conflicto que le enfrenta al cantante en el juicio por su paternidad. Kasparov, campeón mundial de ajedrez, sería el sustituto de Javier Alés, el mediador de las FARC designado hace un año por Javier, para entablar contactos con Julio Iglesias. Kasparov, armenio por parte de madre, tiene experiencia en conflictos. Participó como mediador en la disputa entre Azerbaiyán y Armenia por las matanzas de grupos nacionalistas extremistas de Azerbaiyán contra armenios en el Cáucaso en los años 90. Pese a los fracasos en la vía de la mediación, Javier está decidido a seguir intentándolo. En el horizonte ahora surge otro problema. «Hemos contactado con él y estamos pendientes de que nos dé una contestación, el problema con este tipo de mediadores internacionales es que cobran mucho dinero y Javier no lo tiene», afirma Fernando Osuna, abogado de Javier Santos. «Estamos haciendo todo lo posible para intentar llegar a un arreglo amistoso al margen de la vía judicial. El problema de la mediación, es que tienen que querer las dos partes. Si nosotros ponemos todo de nuestro lado, pero Julio no contesta y se ciñe a su abogado, es muy complicado llegar a un entendimiento», apunta el letrado.

Se trata de un nuevo capítulo en la escalada por el caso de paternidad de Julio Iglesias y Javier Santos. Un nuevo intento, casi a la desesperada, para resolver la dura pelea que se dirime en los juzgados y que dura ya 30 años, desde quesu madre, María Edite Santos, demandara por primera vez al cantante. El caso se encuentra ahora mismo en el Tribunal Constitucional, tras el recurso presentado contra una sentencia del 30 de abril 2021, en la que los magistrados de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo declararon firme la sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia. El Alto Tribunal inadmitía el recurso de casación presentado por Santos, pese a presentar una prueba de ADN obtenida de su supuesto hermano, Julio José Iglesias, y que demostraría una coincidencia de ADN del 99,9%. Las pruebas fueron aportadas a partir de las pesquisas de dos detectives privados, contratados por Javier, que consiguieron en Miami ADN de su supuesto hermano, Julio José Iglesias, y cuya coincidencia revelaría la relación paterno filial con el cantante Julio Iglesias. La muestra biológica fue extraída a partir de una botella de agua de la que había bebido Julio José y que los detectives consiguieron tras una vigilancia exhaustiva al hijo del cantante. Sin embargo, el tribunal se negó a entrar en el fondo del asunto al apreciar en la causa «el efecto de cosa juzgada», es decir, que el asunto ya había sido juzgado por un pleito presentado en la década de los 90.

Javier Sánchez Santos y su madre María Edite Santos
Javier Sánchez Santos y su madre María Edite SantosSTRINGERREUTERS

Nueva vida en Italia

Estos días se cumplen 6 meses de la presentación del recurso de amparo, sin que se tengan noticias del Tribunal. Lejos de desfallecer en su ánimo, Javier Santos sigue decidido a demostrar que es hijo biológico del cantante. El ex dj ha comenzado una nueva vida en Italia, al lado de su mujer Chiara Allegrini, y la hija de ambos, Angélica, nacida el el 19 de enero 2020, en Cerdeña (Italia). Javier, que se mudó hace dos meses, ha abandonado su profesión de dj en busca de un nuevo horizonte profesional. Trabaja como comercial de una empresa de apartamentos turísticos, mientras que su mujer, Chiara, se dedica al entrenamiento personal. Según Osuna, aprovechando su mudanza a Italia, Javier ha retomado de forma personal, la petición de audiencia con el Papa Francisco. Es la segunda vez que solicita audiencia, la primera hace dos años no obtuvo respuesta. Fernando Osuna asegura que «Javier está muy tranquilo, tiene la certeza de que es hijo de Julio Iglesias como indica el análisis de ADN y eso no se lo va a quitar nadie, ni siquiera un juez. El Constitucional le va a dar la razón porque sería una aberración que la ciencia tuviera que claudicar ante la justicia», sentencia.

Osuna anticipa que «hemos contactado con colegios médicos y sociedades científicas para que hagan presión y poner de manifiesto lo incongruente de la situación entre las dos ciencias que se enfrentan en este pleito: la jurídica y la genética. También con varias organizaciones feministas. Pretendemos que se ponga de manifiesto el modo machista en el que Julio trató a María Edite a la que abandonó tras quedar embarazada».