La carta de Diego Matamoros a Estela

El hijo de Kilo Matamoros ha querido expresar sus sentimientos tras las comprometidas imágenes de su mujer con Kiko Jiménez

El hijo de Kikio Matamoros, desaparecido durante algunos días de los platós de televisión para preservar su intimidad y su opinión por las controvertidas imágenes de su mujer con Kiko Jiménez ha decidido expresar lo que siente en una carta dirigida a Estela. Este es el contenido de la carta que ha recibido Estela en la casa de Gran Hermano:

“Quién no entienda que he tenido que apartarme de los medios por mi salud y por respeto a mi mujer entonces no entiende nada de nada. Como he dicho otras veces, es mi mujer, es mi vida y donde voy a poner raciocinio es en la intimidad de mi hogar, en la privacidad, serenidad, confianza y amor que creo que nos profesamos los dos será donde tendremos que darnos las explicaciones oportunas, que no justificaciones.

Eso no quita que lo mucho o lo poco que haya hecho Estela en el concurso me vaya a frenar en lo posible a ayudarla y si eso se ve como un tonto será esa visión de gente corta de miras, ante todo es mi mujer y mi compañera de vida pero también es mi amiga y no la voy a dejar caer sola. No tengo intención de justificar nada, hago lo que me dicta el corazón, si me la pego, me la pego yo, no nadie más, es mi vida, son mis decisiones.

Muchas veces con el amor, nos ciegan las tonterías, el orgullo y el sinsentido, a eso súmale la televisión y la repercusión de todo esto. Eres mi mujer Estela, a día de hoy me han hecho daño ciertas cosas, me han removido miedos del pasado y me han rematado, pero de todo uno sale, se pone uno en pie y camina de nuevo. Sé que no eres consciente de todo esto y lo que ha podido acarrear a todos los niveles, muchos dicen que te deje, muchos dicen que me vas a hacer de todo en la intimidad, muchos dicen que no me mereces, ¿quiénes son ellos que tanto nos conocen por lo que se ve en un programa?

Yo solo sé que te quiero, que te conozco, que no has sido lista con un tipo que te ha vendido a todos los niveles y según ha salido del nido te ha apuñalado, que has jugado con fuego y te has quemado y pese a todo, voy a estar ahí, donde nadie quiere que esté y donde otros no estarían.

¿Soy un tonto? No, no me considero eso, me considero sobre todo tu marido y tu amigo y quien no lo entienda, lo siento, pero no estoy para agradar a los demás ni para permitir que nos pisoteen. Tú y yo hablaremos en la intimidad y veremos donde acabaremos pero tranquila que no te voy a dejar caer, otras veces has estado tú cuando yo me he caído”.