Actualidad

Rivera, al final de la escapada: reúne a sus ex compañeros en su 40 cumpleaños

Celebra su aniversario en la casa que comparte con Malú. "Cree que va a ser más feliz con ella", dicen sus íntimos

Celebra su aniversario en la casa que comparte con Malú. "Cree que va a ser más feliz con ella", dicen sus íntimos.

Publicidad

«Tengo la suerte de ser uno más en este gran equipo humano de buena gente. Gracias por los regalitos y el brindis por mi 39 cumpleaños». Estaba rodeado de más de treinta personas, acariciando entre sus manos una guitarra a estrenar y en el Congreso de los Diputados. En esta ocasión, y entre secretismos, la celebración fue bien distinta . En la casa que comparte con su novia en La Finca. Y unos pocos invitados de su etapa política. Villacís, Miguel Ángel Gutiérrez, Fernando de Páramo, Juan Marín, Juan Carlos Girauta... El final de la "escapada"más mediática.

A su vera, 365 días después, Malú (37), la mujer con la que también sopla vela de aniversario, si hacemos caso a los que aseguran que lo suyo cuajó en estas fechas el pasado 2018, mientras el por aquel entonces líder de Ciudadanos oficialmente era novio de Beatriz Tajuelo. Como para él ser diputado «ha sido un honor», afronta el paro con la misma mano delante con la que tapaba su hombría en el cartel de su alternativa, allá por 2003: 4.500 euros en la cartilla y un Golf del año 2001. A los más de 66.000 euros que cobraba como diputado de Ciudadanos y los 20.000 de presidente naranja renunció para entonar el «hay vida y felicidad ahí fuera», tras el que salió derrapando camino de la carretera de Extremadura el pasado martes 12 de noviembre.

Desde aquel café con tostadas junto a la sobrina de Paco de Lucía «robado» por unos madrugadores y avispados clientes del mesón, en su vida pública solo se escucha el silencio. Para conocer las razones de su marcha y su actualidad, tenemos que hablar con lo que fue su entorno más cercano. Los amigos y conocidos de Rivera, abogado y administrativo en excedencia de CaixaBank desde el año 2006, lo tienen claro: «Albert lo ha dejado todo porque cree que con ella va a ser más feliz». Cuando ahondamos en la metamorfosis de su biografía en solo un año, estos mismos revelan: «El cambio ha venido desde que se enamoró de Malú. Se ha transformado en todo.

En la forma de vestir, en la gente con la que sale. Primero iba con los colegas de la universidad, él estudio en ESADE. Más tarde se volcó más con la gente del partido y últimamente se centra más en ella o en sus amigos, como Pablo López, Miguel Poveda y ese grupo cercano a su novia». Tal es la simbiosis entre el ex político catalán y el entorno de su pareja que cuentan que serían estos los que le estarían buscando trabajo en el medio discográfico.

Publicidad

Además, algunos paparazzis apuntan a LA RAZÓN que el destino tras su fuga podría haber sido la mansión extremeña de Alejandro Sanz, íntimo de la artista madrileña: «Aquello es un búnker y no sería la primera vez que Malú se fuera a la casa de Alejandro, incluso no estando él».

Publicidad

El refugio extremeño

El refugio de Sanz, al que puso el nombre de El Sueño de los Parrales, está en la provincia de Cáceres y dispone de una finca de 40 hectáreas. En el horizonte, unas vistas inigualables de la sierra de Gredos. Si fuera éste el enclave escogido por la dupla Rivera-Malú, la posibilidad de fotografiarles entre sus muros es nula. Lo que parece evidente es que han querido poner tierra de por medio y aislarse más si cabe de lo que llevan haciendo desde que iniciaron su «affaire». «Albert antes salía con los periodistas, nos hemos ido a tomar cañas con él por ahí.

Y ahora si le llamas a veces no te coge el teléfono, ni en su cumple. Era un gran político y es una gran persona, pero ha cambiado, sí», nos aclara un colega del gremio. Tal es el retiro que se han procurado estos días que, pese a estar de aniversario, Rivera no ha contestado muchas de las felicitaciones que le han ido llegando vía «whatsapp» de los que aún se consideran sus amigos.

En el entorno de Malú, por su parte, solo su representante, Sol Pineda, ha roto el hermetismo de la cantante para confirmar a la revista «Hola» que la intérprete de «Aprendiz» no va a retomar la gira que canceló tras su lesión de tobillo y también que tampoco tiene previsto meterse en el estudio de grabación.

La madre de Malú, sin embargo, ha dado la callada por respuesta a los rumores de embarazo, que sí ha negado su consuegra con un «no vamos a ser abuelos». De Rivera nos quedamos con sus últimas palabras: «Es la hora de dedicarme más a los míos: a mi hija, a mi pareja, a mis padres y a mis amigos». Está visto que ha empezado por Malú.