Gente

Ya que no al cielo, Urkullu debería proponerse el asalto al paraíso bíblico

El lehendakari, Iñigo Urkullu
El lehendakari, Iñigo UrkulluJavier EtxezarretaEFE

Me alimento básicamente de titulares, ya saben. Leo que Urkullu reclama aún más poder resucitando la soberanía foral de 1836. Quiere ampliar el autogobierno del País Vasco y se ha montado en la máquina del tiempo que tiene aparcada en Vitoria para reencontrarse con los fueros vascos y pide o quiere retornar a la soberanía foral del XIX. Estos son viajes y no los de Imserso. Quizá montado en la otra máquina del tiempo que la iglesia vasca tiene en Loyola, creo recordar que un cura euskaldún afirmó en su día que Adán y Eva hablaban vascuence en el Paraíso Terrenal. Que yo recuerde, no contó en qué idioma le habló la serpiente a Evagorri ni qué lengua empleó ésta para convencer a Adanechea de que mordiera la manzana de árbol del Bien y del Mal, paso previo al invento de la sidra vasca. Tampoco el cura filólogo y antropólogo nos aclaró (hablo de memoria) si después de ser expulsados del Paraíso nuestros primeros padres continuaron hablando euskera o se largaron jurando en arameo por haber perdido la inmortalidad al pretender jugar al mus con Jehová.

Fuera como fuese, ya puestos, Urkullu debería reclamar al tan accesible, amable y dadivoso Pedro Sánchez el modelo de soberanía del Paraíso Terrenal, que no estaba entre el Tigris y el Éufrates, sino más bien entre el Nervión y el Bidasoa. Y si no puede ser el Paraíso al completo, al menos la condición de Paraíso Fiscal como Andorra o Gibraltar. Después del fallido asalto a los cielos de Pablo Iglesias para quedarse en aspirante a Évole o Ana Rosa, Urkullu se propone un viaje al Génesis, y para esta cruzada contará como siempre con el apoyo de la iglesia nacionalista, ilusionada por encontrar el estado de gracia original, el santo grial del chacolí primigenio y un RH negativo más resistente al pecado y al coronavirus. Ahora que el macho alfa podemita ha vuelto donde solía, o sea, a las recomendaciones de series (últimamente a Felipe VI «La conjura contra América» y a su ex jefe Sánchez «El Reino»), debería decirnos si aconseja al lehendakari «El Ministerio del Tiempo» o «Outlander». A ver si retrocediendo avanzamos algo, que los catalanes ya están con el Arca de Noé.