Gente

La crónica de Amilibia: La Pedroche profetiza, se nos va a caer el pelo

Alberto Chicote y Cristina Pedroche
Alberto Chicote y Cristina Pedroche FOTO: Atresmedia Antena 3

Es tiempo de predicciones. Nostradamus es muy citado por sus aciertos, dicen. Hombre, lo tiene fácil: como sus profecías son tirando a crípticas, sirve cualquier interpretación que hagan sus hermeneutas. Él, nuestro presi, no acierta por su opacidad (engaña con absoluta claridad) sino porque con su irresistible sonrisa de galán que tanto place a nenas y nenes y sus virtudes de gran prestidigitador, logra distraernos con la derecha para que no veamos lo que hace con la izquierda, y en un pispás, ale hop, saca de la chistera el conejo de Alicia en el País de las Maravillas y nos dice que «la pandemia no ha sido un freno, sino un acelerador para impulsar las reformas y avances sociales que necesitaba España». Ahora a ver si tenemos un poco de suerte, querido presi, y nos llegan también la peste negra, el paludismo y la gripe asiática para que las reformas y los avances sociales sean definitivos. Oh, ¿puede haber dicha mayor?

La euforia alegre y dicharachera que Él exhibe se reviste de humor negro para descubrirnos algo inédito: es también nuestro gran satírico. Si insiste en el uso de la mascarilla incluso en exteriores es básicamente para que no veamos la risa que le producen sus propias palabras, lo que podría restarle votos entre los ofendiditos. Un día de éstos no aconsejará imitando a Woody Allen: «No temáis a la muerte: solo procurad no estar ahí cuando suceda». Ah, y son unos agoreros lo que han visto en el calvo que nos hizo la Pedroche en las campanadas una profecía exacta para 2022: se nos va a caer el pelo. Tranquilos, dirá Él, que luego os crecerá más fuerte y rizado.