Humberto Arnés: “Nuestro compromiso es que la vacuna sea asequible y equitativa para todos”

El director general de Farmaindustria afirma que el sector de la industria farmacéutica está “preparado para ser uno de los sectores que impulsen España para salir de la grave situación”

¿Cómo está respondiendo la industria farmacéutica en la lucha contra el virus?

Desde el inicio de la pandemia nuestros grandes compromisos fueron volcarnos en hallar cuanto antes un tratamiento eficaz y en asegurar que no se produjeran problemas de suministro de medicamentos. Hoy podemos decir que no hemos sufrido problemas de desabastecimiento, pese a la situación complicada que ha generado la pandemia, y que se ha avanzado en investigación, con gran protagonismo de España: somos el primer país de Europa en ensayos clínicos contra el coronavirus. También hemos trabajado intensamente en otro ámbito muy importante para los pacientes: los ensayos clínicos en marcha con medicamentos para otras patologías, afectados por el colapso de los hospitales y el riesgo para los pacientes. Con el apoyo de la Agencia Española de Medicamentos y la implicación de investigadores y hospitales, estamos ya regresando a la normalidad.

¿Ha sido un reto poder garantizar el abastecimiento de medicamentos, también para pacientes crónicos?

Sin duda. Hay que tener en cuenta que en España hay 25 millones de personas que toman al menos un medicamento cada día. La emergencia creada, con dificultades dentro y fuera de nuestras fronteras, riesgos de acopio de medicamentos, repentinos cambios de demanda y miles de pacientes en UCI, no lo ha puesto fácil, pero las compañías hemos respondido. Nuestras 80 plantas productivas y sus miles de trabajadores no han dejado de funcionar, incluso ampliando turnos. Junto a ello se ha trabajado con la Agencia de Medicamentos, distribuidores y farmacéuticos anticipar los problemas que pudieran producirse.

¿Qué expectativas tienen sobre el hallazgo de un medicamento eficaz contra el virus y con cuáles se está investigando?

Lo más importante es que estamos viviendo una movilización sin precedentes de recursos para la investigación, y a ello se suma la colaboración entre compañías farmacéuticas y entre estas e instituciones públicas. En tres meses hay en marcha cerca de mil ensayos clínicos con potenciales medicamentos y vacunas. En el caso de los medicamentos, y con el fin de ganar tiempo, se trabaja sobre tratamientos ya disponibles para otras indicaciones o en desarrollo, de modo que parte del camino largo de I+D está ya hecho.

¿Y una vacuna?

También en vacunas la investigación avanza con rapidez, con muchas compañías y centros públicos implicados y tratando de recortar plazos. Varias han comenzado ensayos clínicos, y alguna ha anunciado que comenzará a fabricar incluso antes de la aprobación (pese al riesgo de que la vacuna finalmente no sea aprobada). El objetivo es que cuando la vacuna sea autorizada ya se disponga de millones de unidades. A final de año esperamos tener resultados de eficacia con alguna, que podría estar disponible en los primeros meses de 2021.

¿Se han sentido respaldados por el Gobierno y Sanidad?

La relación con el Gobierno, y en particular con el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española de Medicamentos, ha sido de colaboración. También con las autonomías. Todos hemos sido conscientes del valor de primera necesidad del medicamento y de que la investigación no se podía detener. Lo importante ha sido la protección de los pacientes.

¿Cómo debe enfocarse el futuro del sistema sanitario?

Una enseñanza clara es que debemos proteger más a nuestros profesionales sanitarios y a nuestro sistema de salud. Cuando el sistema se ha visto sometido a una prueba tan dura ha revelado sus virtudes, pero también carencias. Tenemos que plantearnos, entre otras cosas, si invertimos lo suficiente. Creo también que la apuesta por un sector industrial como el farmacéutico es esencial. España es un país de referencia en ensayos clínicos. Ese trabajo de años se ha reflejado en nuestro protagonismo en la carrera por hallar un tratamiento contra el coronavirus. Esta capacidad para atraer ensayos muestra la oportunidad que la investigación biomédica ofrece a España y que es determinante para reforzar nuestro sistema sanitario y para avanzar en un nuevo modelo de crecimiento económico y social.

¿Qué papel debe jugar en el futuro del sistema sanitario la industria farmacéutica?

Crucial. No cabe hablar de asistencia sanitaria sin investigación. La investigación la promueve fundamentalmente la industria farmacéutica, por lo que tenemos que reforzar nuestra cooperación con el sistema sanitario para seguir fomentando la investigación biomédica en nuestro país. La pandemia ha mostrado la importancia de contar con sectores radicados en nuestro país con capacidad productiva para reaccionar ante una emergencia sanitaria. Lo hemos visto estos meses al constatar cómo algunos de los medicamentos esenciales habían dejado de fabricarse en Europa y se habían trasladado a países asiáticos por sus bajos costes. Esta dependencia no es deseable en un ámbito tan delicado como el del medicamento.

¿Y en el de la reconstrucción económica del país?

El futuro pasa por la innovación, y la industria farmacéutica es innovación. Estamos preparados para ser uno de los sectores que impulsen a nuestro país para salir de esta grave situación económica y social una vez esté bajo control la crisis. Contamos con bases sólidas. Tenemos un empleo de alta cualificación y calidad, con 41.000 empleos directos, donde más de la mitad está ocupado por mujeres, y 200.000 si se suman indirectos. Tenemos un tejido productivo potente, con más de 80 plantas de producción, que concentran el 25% de la exportación de alta tecnología española. Y somos líderes en I+D, ya que invertimos el 20% del total de la industria en España. Con una estrategia adecuada de país, en colaboración con la Administración, podemos atraer inversiones, crear empleo y contribuir a la reactivación económica.

Un mensaje de aliento

Ha de ser de confianza: nunca antes la comunidad científica y las compañías farmacéuticas habían realizado un esfuerzo mayor conjunto en investigación. Tendremos una vacuna segura y eficaz, y nuestro compromiso es que será asequible y equitativa para todo el mundo.