Castells descarga en un alto cargo las carencias del convenio con el Palau

El consejero solicita comparecer en el Parlament porque quiere «dar la cara» 

Castells testificó ayer y subrayó que su papel es «irreprochable»
Castells testificó ayer y subrayó que su papel es «irreprochable»

El consejero de Economía de la Generalitat, Antoni Castells, comenzó ayer la semana en los juzgados. Castells acudió a la Ciudad de la Justicia para testificar por la actuación de su departamento en la operación urbanística que debía desarrollarse en los aledaños del Palau de la Música. Castells defendió ante la jueza la honradez de su comportamiento, aunque admitió que pueden apreciarse algunos errores en la tramitación administrativa del convenio firmado por su consejería y la Fundación Palau de la Música, que, en todo caso, corresponden a la directora general del Patrimonio, Immaculada Turu, puesto que él no realiza el seguimiento de todos los trámites.La Generalitat se prestó a una permuta de calificaciones en virtud de la cual un edificio colindante con el Palau adquiría la condición de uso residencial –así se podría ubicar un hotel de lujo–, mientras que una finca propiedad de la Generalitat situada en las calles Ciutat-Ferran pasaba a calificación de equipamiento. Dicho convenio establecía compensaciones para la administración autonómica, pero se redactó sin un informe jurídico previo.Pese a todo, Castells calificó la actuación de la Generalitat en este proceso como «irreprochable y cristalina» y enfatizó que la operación se realizó pensando en el interés público. El consejero acudió a los juzgados acompañado de la plana mayor de su departamento y dio explicaciones sobre el convenio durante una hora y cuarto. El consejero realizó luego unas breves declaraciones ante la nube de periodistas que envolvió su comparecencia. «Es imposible poder hablar de un decrecimiento patrimonial para la Generalitat», quiso dejar claro.En síntesis, el argumento de Castells es que el gobierno catalán actuó sin conceder tratos de favor al encarcelado Fèlix Millet y con plenas garantías para que la Generalitat no saliera perjudicada. Una vez dadas las explicaciones a la jueza, el consejero consideró pertinente acudir al Parlamento de Cataluña para hacer lo mismo. Ayer por la tarde, se dirigió al presidente de la Cámara catalana para mostrar su disponibilidad. El PSC no quiere que comparezca en el marco de la comisión de investigación, sino en la comisión de Economía.

 

El hotelero niega las comisionesFatigado, pero no derrotado, Manuel Valderrama, el propietario de Olivia Hotels y promotor del hotel que debía hacerse al lado del Palau de la Música, compareció ayer en la comisión del Parlament. Valderrama negó haber pagado los 900.000 que la jueza considera que Millet y Montull cobraron de comisión por adjudicar el proyecto a la cadena hotelera. «Nadie en absoluto me habló nunca de comisiones» y aseguró que «me siento engañado». Garantizó que si el proyecto sigue adelante pagará a la Generalitat los 5,6 millones pactados por la recalificación, pero también avisó que si se frena quiere recuperar los 2,4 millones que ya ha invertido. Ferrovial dijo haber donado 11 millones de euros al Palau en concepto de mecenazgo, aunque admitió que jamás preguntó en qué gastaban el dinero.