La Asamblea aprueba la expropiación forzosa para acelerar la reconstrucción de la ciudad de Lorca

CARTAGENA- Catorce meses después de los terremotos que sacudieron la ciudad de Lorca, causando nueve muertos, más de 300 heridos, daños por valor de 1.200 millones y que provocaron el derribo de 1.200 viviendas, el diputado popular Fernando López Miras presentó ayer en la Asamblea Regional la proposición de ley para la reedificación por sustitución forzosa para la urgente reconstrucción de Lorca, que finalmente obtuvo luz verde, con el apoyo unánime de la Cámara, ya que el PSOE e IU-Verdes dieron su apoyo a los populares.

La nueva normativa contempla, entre otras cuestiones, la potestad «del Ayuntamiento para la expropiación forzosa y su obligación de edificar después». Asimismo, el responsable popular también indicó que «el agente edificador será Sepes en los procedimientos de reedificación forzosa», así como que «es una ley necesaria». López Miras añadió además que «los vecinos deben ser el eje y poder constituirse como agentes edificadores», de manera que «la ley aporta celeridad y agilidad».

Entre las medidas destacadas está el hecho de que «si al menos el cincuenta por ciento de los propietarios de un inmueble formula un programa de actuación edificadora, sean éstos los adjudicatarios de la actuación».

Del mismo modo, la normativa, aprobada por el Parlamento murciano, recoge que «si el concurso queda desierto, se designe como agente edificador a cualquier administración pública u organismo de ella dependiente». También «se regula, de forma pormenorizada, las relaciones entre los propietarios y el agente edificador y las consecuencias que genera el impago de las cuotas de edificación».

Por su parte, el diputado socialista Joaquín López indicó que se trata de «una iniciativa adecuada a la realidad que existe en Lorca, que va en la línea de solucionar problemas y no crearlos». En este sentido, hizo hincapié en que «es necesario que la respuesta sea rápida y ágil tras esta ley», al tiempo que matizó hace «aportaciones fundamentales en el campo de que se pudiera establecer la edificación forzosa, pero desbloqueando lo que sí quiere la mayoría de propietarios». Con respecto a la participación de Sepes, López apuntó que «los ciudadanos tienen que saber que la obra va a tener buen fin».