Griñán insiste: copió de Arenas que ningún alcalde sea diputado

El PP-A califica al presidente de «mentiroso compulsivo»

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ayer con el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez
El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ayer con el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez

SEVILLA- El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, criticó ayer el «juego» del presidente del PP-A, Javier Arenas, quien, según mantuvo, propuso en 2004 y 2008 que «ningún alcalde fuera diputado» en el Parlamento andaluz, y ahora que el Gobierno autonómico ha presentado en la Cámara una Proposición de Ley «recogiendo su teoría», Arenas «se molesta».
Durante una intervención en La Rábida (Huelva) en un foro 2.0 del III Congreso Andaluz de Periodismo Digital, Griñán defendió que cuando «la derecha propone algo, debe proponerlo para todos y no sólo para los socialistas». En ese sentido, aseguró que el PSOE «desde 2004 no tiene ningún alcalde diputado» e hizo hincapié en que «son normas que nosotros cumplimos, mientras que el PP lo propone pero no quiere cumplirlo». Dijo no entender «este juego, que censuro y critico abiertamente», insistió.
Si bien, el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, no dudó en tachar de «mentiroso compulsivo» al presidente de la Junta por sus palabras.
Según el dirigente popular, Arenas «jamás» ha planteado esta cuestión en el Parlamento y lo que le molesta a Griñán es que «los ganadores» de las pasadas elecciones municipales estén en la Cámara andaluza «y les saquen los colores y las vergüenzas por sus incumplimientos». Desde esa perspectiva, el número dos del Partido Popular andaluz preguntó al presidente del Ejecutivo regional «por qué no pide responsabilidades a los diputados socialistas que han planteado cero iniciativas en cuatro años, entre ellos Rosa Torres, en vez de echar a los alcaldes populares, quienes han presentado más de mil iniciativas».
En la misma línea, Sanz mantuvo que lo que quiere hacer Griñán es una ley que le permita «vengarse» de los «malos» resultados que su partido obtuvo en las pasadas elecciones municipales, donde el PP logró las ocho capitales, 23 de las 25 grandes ciudades de la comunidad, cinco diputaciones provinciales y 300.000 votos más que el PSOE.