El Gobierno británico venderá masa forestal para atajar el déficit

El Gobierno británico proyecta vender algunos de los bosques del Reino Unido actualmente propiedad del Estado como parte de su programa del sector público destinado a atajar el enorme déficit del país.

La ministra para el Medio Ambiente, Carline Spelman, anunciará próximamente el plan para deshacerse de aquí al año 2020 de aproximadamente la mitad de las 748.000 hectáreas de bosques de las que se ocupa actualmente la Comisión Forestal, según informa hoy el dominical The Sunday Telegraph.

Se trata de una decisión polémica que permitirá la expansión de las aldeas de vacaciones, los campos de golf, los parques de aventuras y la tala comercial de árboles por la iniciativa privada a lo largo y ancho del país.

Según el periódico, la legislación por la que se rige actualmente la gestión de los "bosques antiguos"como el de Dean o el de Sherwood, será seguramente modificada de forma que las empresas privadas puedan proceder a la tala de árboles.

Las leyes por las que se gobiernan los bosques del Reino Unido aparecen recogidas en la Carta Magna de 1215 y algunas datan incluso de antes.

Los grupos conservacionistas han pedido al Gobierno que garantice que los ciudadanos podrán seguir disfrutando del paisaje forestal tras su privatización.

Fuentes del Gobierno insisten en que se trata, en muchos casos, de poner los bosques a disposición de las comunidades u organizaciones no gubernamentales locales para que los gestionen directamente.

Los sindicatos se oponen sin embargo a la idea. "Una vez que se venden los bosques, se imponen restricciones y el público no tiene el mismo acceso que antes", denunció Allan MacKenzie, secretario del sindicato del sector forestal.

El Ministerio de Agricultura y el Medio Ambiente ha sido el que ha sufrido mayores recortes - hasta un 30 por ciento- en el programa de austeridad presentado esta semana por el Gobierno de coalición conservador-liberaldemócrata.