Laura Sánchez teme que le quiten a su hija por Jesús MARIÑAS

Parecían mujeres al borde del ataque, todas con problemas.

071NAC18FOT3
071NAC18FOT3

Marina Castaño reivindicaba sus derechos como presidenta de la Fundación Cela de Iria Flavia, algo ganado a pulso. Puso empeño y tesón aunque le busquen las cosquillas. No entiende cómo el Gobierno «popular» puede dejarse llevar por el qué dirán del pueblo. «Pero no quiero hablar de eso», evadía bajo gasas rojas cerradas hasta el cuello en la entrega del II Premio Carrera y Carrera al rostro más singular del cine español. Si el primer año premiaron a una de la hermanas Toledo, esta vez le tocó a una Lidia Bosch, que sonriente como nunca recogió una sortija valorada en 25.000 euros, según precisó la jefa de comunicación internacional de la firma.

También Carmen Lomana, con la maleta lista para tostarse en México, parecía molesta por cómo le zurran en «Sálvame». «No quiero hablar, todo está montado». Pero la realmente apesadumbrada era Laura Sánchez, aunque no dejara de reír ante una Cristina Piaget que el 4 de julio tendrá su primer hijo. «No sé si sabré hacer de buena madre, estoy llena de inquietudes», confesaba. Su estado otorgaba serenidad a su hermosa cara, generalmente crispada. Podía comparase a la de Laura Sánchez, que afirmó: «Tengo miedo a los primeros días de mayo, que es cuando tendrá lugar el juicio por nuestra hija. Aitor quiere quedársela». ¡Y pensar que hace no mucho se recriminaba haber contado el disgusto de su ex tras cenar con él en la entrega barcelonesa de los últimos premios Mango!. La próxima será en París el 17 de mayo. Coincidiendo con la nueva colección, Isak Andic lo monta de manera alternativa entre Madrid, Barcelona y el centro mundial de la moda.

Volviendo a los premios, allí estaban Josefina Vicario, David Meca, a punto de irse de vacaciones a San Sebastián, y Olfo Bosé y Ekaterina, cuya boda está fechada para el 4 de mayo. Será en Altea, y ella irá de Rosa Clará, igual que Carmen Morales. También estaba el hosco Fernando Tejero, a quien ahora lleva una ex socia de Mar Flores y Sofía Mazagatos. Contenta estaba María José Suárez con la plaza mayor que le han dedicado en Coria del Río. Rompió con el holandés Sebastian, que fue su paño de lágrimas tras lo sucedido con Feliciano López. No parecía muy afectada, opinaban algunos ante María León y Sonia Ferrer, con un impactante escote, que espera volver a la tele en septiembre tras ser mamá.