Gas Natural subirá el gas si no llega a un acuerdo con Argelia

El conflicto lastró su beneficio de 2010 en 305 millones

Rafael Villaseca, consejero delegado de Gas Natural Fenosa
Rafael Villaseca, consejero delegado de Gas Natural Fenosa

Gas Natural Fenosa subirá el precio del gas si no alcanza un acuerdo con la gasista estatal argelina, Sonatrach. Así lo advirtió ayer el consejero delegado de la compañía, Rafael Villaseca, que lo tildó de «inevitable» si las negociaciones no llegan a buen puerto y sube el precio del gas argelino.«Espero no ser cenizo pero cuando las materias primas se encarecen, acaba trasladándose a los consumidores, porque de lo contrario se producen agujeros», señaló Villaseca.
Gas Natural se encuentra todavía a la espera de que el tribunal de arbitraje de Suiza resuelva el recurso que presentó contra la decisión del tribunal de París, que concedió a la entidad argelina el derecho a disfrutar de un aumento de precios cuyo coste podría ascender, desde 2007, a 1.500 millones de euros. Villaseca alertó así de que la falta de acuerdo, y el consecuente pago de dicho montante, tendría que «trasladarse» a «determinados clientes», y por ende, al consumidor final. De este modo, aunque la dirección espera tener resuelto el conflicto en el primer semestre de este año, según fuentes consultadas por LA RAZÓN, el fallo del tribunal de Suiza podría conocerse a finales de este mismo mes. En cualquier caso, el aprovisionamiento de fondos que Gas Natural ha efectuado frente a un posible fallo negativo por parte del tribunal ha lastrado en 305 millones de euros el beneficio de la compañía en el ejercicio de 2010. La entidad que preside Salvador Gabarró ganó 1.201 millones el pasado año, un 0,5% más que en 2009.
No obstante, según Villaseca, el conflicto no es razón «ni de entrada ni de salida» de los principales accionistas de Gas Natural y aseguró sentirse «absolutamente respaldado por Criteria y por Repsol, y singularmente por Repsol», afirmó.
Por otra parte, Villaseca consideró «impepinable» que se apliquen nuevas subidas de tarifas eléctricas, si no se contienen las primas a renovables, que, según señaló, alcanzaron en 2010 casi 7.000 millones de euros. Instó así al Gobierno a que busque fórmulas «que no generen déficit y no tengan que resolverse mediante aumentos de tarifas». Aunque, añadió, «el puzzle tiene ya pocas piezas que encajar». Respecto al conflicto en el Magreb, advirtió que es una «zona estratégica en hidrocarburos y que una crisis sostenida podría poner en tensión el aprovisionamiento a toda Europa»; si bien España dispone de importantes contratos en toda la región, según recordó, se cumplieron incluso «en momentos más complejos».