Del Bosque más mérito todavía

La Infanta Cristina impuso la Gran Cruz al seleccionador

Los internacionales, en traje de faena, recogieron uno a uno la medalla de oro
Los internacionales, en traje de faena, recogieron uno a uno la medalla de oro

MADRID- Jaime Lissavetzky, ex secretario de Estado para el Deporte, el gimnasta, ahora retirado, Gustavo Deferr y Vicente del Bosque recogieron ayer las máximas distinciones, la Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Deportivo, y el aplauso más acalorado fue para este último. Sin desmerecer a los otros premiados, pero es que como dijo Albert Soler, sucesor de Lissavetzky, gracias a «la personalidad sana y el trabajo discreto de Vicente, España se había colocado a la cabeza del deporte mundial». «La Edad de Oro del Deporte ha alcanzado su momento cumbre con la obtención de la Copa del Mundo en Suráfrica», recalcó el secretario de Estado.

Más emocionado, quizá porque Del Bosque lleva todo el año recibiendo premios y la humildad le puede, se mostró Deferr: «Hace mucho tiempo que me he retirado y no pensaba que me volverían a dar un premio, por eso, cuando me llamó Albert Soler, para mí fue una sorpresa». Y saludó, al más puro estilo gimnasta, pies juntos, a uno y otro lado.

El «firme apoyo de la Corona al deporte español» quedó patente con la presencia de la Infanta Doña Cristina, quien presidió el acto y entregó las más de doscientas condecoraciones de las Reales Ordenes al Mérito Deportivo –Real Cruz, medallas y placas de oro, plata y bronce– que otorga anualmente el Consejo Superior de Deportes (CSD), celebrada en el Salón de Actos del INEF de Madrid en una edición, la de 2010, que ha sido un «éxito multidisciplinar y universal de los deportistas españoles», remarcó Soler.

Además del seleccionador, los campeones del mundo, sus chicos, fueron premiados con la medalla de oro, salvo Iker Casillas y Xavi Hernández, que ya fueron galardonados con la misma distinción en mayo pasado, aunque acompañaron ayer a sus compañeros. Todos ellos en traje de faena, con el chándal de la Selección, salvo Marchena y Navas –estos sí, con corbata, pues no están en esta concentración, que había comenzado un par de horas antes–. Y aunque se entrenaban por la tarde y Del Bosque sí se quedó hasta el final, los jugadores fueron los primeros en recoger la medalla para volver inmediatamente a las instalaciones de Las Rozas.

Como la de fútbol, la Federación Española de Baloncesto, que acaba de celebrar el segundo título de Europa consecutivo, fue una de las distinguidas con la placa de oro, junto a la de Motociclismo, la Volta a Catalunya y el CD Terrassa. También los jugadores de baloncesto Alex Mumbrú, Garbajosa o Carlos Jiménez; las nadadoras Erika Villaécija, María Peláez y Mireia Belmonte; Paola Tirados, que tanta gloria dio a la «sincro»; el piloto Marc Márquez, actual líder del Mundial de Moto2; la campeona del mundo de kitesurf Gisela Pulido, y varios presidentes federativos, como Fernando Climent, Rodrigo de Mesa o Jesús Carballo, recibieron también la medalla de oro. Privilegiados con la medalla de plata fueron, entre otros muchos, el entrenador Rafa Benítez, el árbitro Medina Cantalejo, el secretario general de la Federación Española de Fútbol, Jorge Pérez, el campeón olímpico José Manuel Moreno o María Teresa Samaranch Salisachs.