El Papa pide una «respuesta cristiana a la tragedia» de los abusos sexuales

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

CIUDAD DEL VATICANO- La Pontificia Universidad Gregoriana acogió ayer el primer día de sesiones del Simposio Internacional sobre abusos sexuales a menores cometidos por clérigos, en el que participan obispos y delegados de las conferencias episcopales de 110 países y superiores generales de 30 congregaciones religiosas. Los asistentes estarán reunidos hasta el jueves a puerta cerrada para lograr que la Iglesia católica dé una respuesta global a los casos de pederastia. El cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de la Santa Sede, envió un mensaje en nombre de Benedicto XVI en el que el Papa asegura que reza para que los participantes en el congreso alcancen una respuesta «verdaderamente cristiana» a la «tragedia de los abusos sexuales» y recuerda que la preocupación por las víctimas debe ir «de la mano» con una «profunda renovación de la Iglesia en todos sus niveles». Además, urge a los asistentes a que promuevan una «cultura vigorosa de apoyo y efectiva protección de las víctimas».
El cardenal William J. Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dio las cifras más actualizadas de esta lacra: 4.000 denuncias de abusos a menores de edad, cometidos en los últimos 50 años y denunciadas en Doctrina de la Fe desde 2001, cuando Roma centralizó estas acusaciones. La cifra es más alta que la que dio en marzo de 2010 el «fiscal» que juzga estos casos en Doctrina de la Fe, el «promotor de la fe» Charles Scicluna: entonces se habían registrado 3.000 casos, de los que el 30% implicaban a chicas adolescentes, el 60% a varones adolescentes y sólo un 10% a niños prepúberes.