Los parlamentarios de baja podrán votar desde casa

Los grupos parlamentarios del PSOE, PP y CiU han alcanzado este martes un acuerdo en el Congreso para impulsar las reformas pertinentes para permitir que los diputados y senadores en situación de baja, sea por maternidad o paternidad o por enfermedad, puedan votar desde casa por vía telemática.

La cuestión estaba pendiente de resolver al menos desde finales de 2004, cuando el Congreso de los Diputados aprobó una iniciativa pactada por PSOE y CiU reclamando los cambios legales necesarios con el fin de que las personas que ostenten cargos electos puedan ser sustituidas en caso de maternidad o paternidad y puedan compaginar la vida política con la familiar.

Todo quedó en nada y años después, la Ley de Igualdad incluyó en marzo de 2007 una disposición final emplazando al Gobierno a promover el acuerdo necesario "para iniciar un proceso de modificación de la legislación vigente con el fin de posibilitar los permisos de maternidad y paternidad de las personas que ostenten un cargo electo".

Un año más tarde, en octubre de 2008, la Comisión de Igualdad aprobó un texto también pactado por PSOE y CiU que reclamaba al Gobierno un informe sobre posibles fórmulas para hacer compatible el disfrute de los permisos de paternidad o maternidad con el ejercicio del cargo. En junio de 2009 el Ejecutivo presentó ese informe en el Congreso, que fue remitido a la subcomisión encargada de reformar de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.

Tres opciones
En aquel estudio de Igualdad se apuntaron tres fórmulas: delegación del voto, sustitución temporal del parlamentario o votación por medios electrónicos, pero el Gobierno optaba por estas dos últimas al considerar imposible la primera sin reformar la Constitución, que en su artículo 79.3 define como "personal e indelegable"el voto de los parlamentarios.

La subcomisión sobre la LOREG incidió en este mismo argumento y desechó también la posibilidad de sustituir a los parlamentarios que estén de baja sin retocar la Carta Magna. Sólo dejó la puerta abierta a que sean las Cámaras las que estudien fórmulas aprovechando las posibilidades que otorgan las nuevas tecnologías.

El tema volvió a plantearse este martes en el Pleno del Congreso, donde CiU defendió una proposición no de ley emplazando al Gobierno a resolver de una vez, en el plazo de seis meses, cómo cubrir las ausencias de los diputados que se acogen a bajas de maternidad o paternidad o simplemente no pueden acudir a las sesiones parlamentarias porque están enfermos.

Tarjeta con firma electrónica
CiU ha acabado pactando con el PSOE y el PP una enmienda transaccional con el fin de "impulsar la adopción de la oportuna norma reglamentaria para que, en el plazo de seis meses, se establezcan los medios necesarios que faciliten el voto por medios telemáticos"a esos parlamentarios de baja por maternidad o paternidad o por enfermedad grave.

La solución telemática pasaría por aprovechar las posibilidades de la utilización de la tarjeta personal de la que ya disponen los diputados y que, gracias a su sistema de firma electrónica avalado por la Real Fábrica de Moneda y Timbre, ya les permite registrar a distancia iniciativas en la Cámara. De esa forma, el voto de los diputados y senadores seguiría siendo personal e indelegable, como establece la Constitución.