Crítica de cine / «Anvil el sueño de una banda de rock»: «El desencanto» en versión metalera

«Anvil, el sueño de una banda de rock»: «El desencanto» en versión metalera
«Anvil, el sueño de una banda de rock»: «El desencanto» en versión metalera

Dirección y guión: Sacha Gervais. Fotografía: Christopher Soos. Intervienen:  Kevin Goocher, Glenn Gyorffy, Steve «Lips» Kudlow, Robb Reiner. USA, 08. Duración: 80 min. Documental.

Parece un «fake», pero no lo es: Anvil es un grupo canadiense de heavy metal de la época de Scorpions o Metallica. Que su batería se llame Robb Reiner, una «b» más que el director de «This is Spinal Tap», mítico falso documental sobre una banda de heavy metal, es sólo una casualidad del destino. Esa «b» es la letra que mide la diferencia fundamental entre el «fake» y el documental rodado por un admirador (Sacha Gervais, guionista de «La terminal»): la diferencia, en fin, entre la ironía cariñosa y la empatía incondicional. El director se pega a los dos cabezas visibles de un grupo que lleva treinta años en la brecha para hacer la radiografía de un fracaso que se niega a reconocerse como tal.

A ratos, la película parece una revisión metalera de «El desencanto», en especial cuando se acerca a una relación de amistad no exenta de vicios emocionales, pero, sobre todo, nos recuerda al «Ed Wood» de Tim Burton, con su amor por un grupo de gente entregada en cuerpo y alma a lograr su sueño, inasequible al desaliento. Los miembros de Anvil tienen mucho más talento que el director de «Glen o Glenda», lo que nos hace compartir su empeño en el campo de batalla con más entusiasmo si cabe.