McQuaid juega al despiste

Franceses, italianos, belgas, holandeses, alemanes, ingleses y estadounidenses, o sea, todos, han cargado las tintas contra el deporte español después de la absolución de Alberto Contador.

Alberto Contador, ayer, en la primera etapa de la Vuelta al Algarve, regresó a la competición tras la absolución de la Federación Española
Alberto Contador, ayer, en la primera etapa de la Vuelta al Algarve, regresó a la competición tras la absolución de la Federación Española

La resolución del Comité de Competición de la RFEC no fue arbitraria, aplicó el artículo 296 del Reglamento Antidopaje de la UCI –«Si el corredor demuestra que no tiene ninguna culpa o negligencia, la sanción y el periodo de sanción aplicables serán eliminados»–; grosso modo, la conducta del pinteño no ha sido ni culposa ni negligente y le han exculpado. Competición basa el perdón en un informe de 35 folios que desde ayer obra en poder de la Unión ciclista Internacional y de la Agencia Mundial Antidopaje.

Desde Omán, donde estos días se disputa allí una carrera, Pat McQuaid, presidente de la UCI, sorprendía al mundo con estas manifestaciones recogidas por Europa Press: «Es posible que no apelemos contra Contador». Menos impacto, por lo esperadas, causaban estas otras, también suyas: «Es deber del deporte regirse a sí mismo y el deporte debería estar autorizado a hacer esto. No creo que el proceso tenga que ser interferido por los políticos, cuando ellos no saben todos los hechos del caso, y cuando hacen declaraciones que son puramente políticas».

Prosiguió y confesó sentirse «decepcionado» por lo que considera presiones políticas. «Es injustificado, no ayuda tampoco a la imagen de España, demuestra que están predispuestos a apoyar por encima de todo, a pesar de que los hechos del caso puedan decir lo contrario. No han mejorado en su actitud», dijo, en clara alusión a las autoridades españolas, volviendo a poner en duda la lucha contra el dopaje en España. Y no es la primera vez que ataca.

Pese al desencanto, dudaba de si recurrirían al TAS: «Ahora lo discutiremos con la Agencia Mundial Antidopaje, y tenemos que tener todo el expediente del caso, que son 35 folios nuevos, antes de que tomemos una decisión en los próximos 30 días. Vamos a ver todo el dossier, pero es posible que no apelemos. Confío en que se resolverá antes del Tour».

Según especialistas consultados por LA RAZÓN, o «la UCI está jugando ahora al despiste y finalmente recurrirá», o lo que resulta más paradójico: «Si no apelase, como ha hecho en todos los casos de contaminación alimentaria, sería un escándalo». Otra lectura es ésta: quizá haya llegado el momento de cambiar la norma, porque el fallo del Comité español ha sentado un precedente, y a partir de ahora se castigue al infractor en cuyo organismo aparezcan sustancias prohibidas en un grado que indique sin lugar a dudas que existe dopaje. En el caso del clembuterol, pasar de las trazas y la insignificancia de los 50 picogramos a los 200.

Entre tanto, Alberto Contador compite desde ayer en la Vuelta al Algarve, en un intento por recuperar la normalidad y su carrera deportiva. Hasta finales de marzo, cuando la UCI confirme si recurre o no, vivirá en una perversa normalidad. Después, a saber lo que el TAS dirá, si su intervención en el proceso fuera absolutamente justa y necesaria y, de ser así, el telón caería en junio.


«Jurídico y científico, no patriotismo»
Contador entró con el grupo en la primera etapa de la Vuelta al Algarve, que ganó el belga Gilbert, y defendió su absolución por parte de la Federación. «No es una cuestión de patriotismo y sí jurídica y científica», dijo. Reconoció que ahora está «más tranquilo», pese a que la UCI y la AMA pueden recurrir al TAS, y que espera que su caso «sirva para cambiar las normas».