José Luis Hood

Ni Zapatero es el salvador de los desheredados, ni Leire Pajín es Lady Mariam 

La Razón
La RazónLa Razón

Dos años sin hacer nada y casi uno negando la realidad. Así se puede resumir la gestión de ZTP (Zapatero Todavía Presidente) que ha llevado a España al borde del abismo económico. El campeón mundial del paro quiere ahora tapar sus errores con una sobredosis de demagogia y recupera el viejo discurso de los ricos y los pobres, los «descamisados» de Alfonso Guerra, el hermano de Juan el de los «cafelitos». El truco es tan viejo, está ya tan visto, que no va a colar. ¿Quiénes son los ricos, los que tienen un patrimonio entre rentas y propiedades de un millón de euros? Con una vivienda habitual, una de vacaciones y un sueldo de cincuenta mil euros anuales, el número de ricos se va a disparar en España. Como hacen siempre los socialistas cuando gobiernan van a exprimir a quienes viven de un sueldo, de una nómina, mientras los ricos de verdad se les escapan entre los dedos como si fueran agua a los inspectores de Hacienda. El disfraz de Robin Hood no le va a salvar del batacazo electoral que se anuncia al PSOE. Ni Zapatero es el salvador de los desheredados, ni Leire Pajín es Lady Mariam. De momento el crujido se lo han dado a los funcionarios y a los pensionistas que verán como su escasísimo poder adquisitivo se torna, directamente, en miseria. Porque las pensiones en España siguen siendo de vergüenza por más que se nos quiera vender lo contrario. Cerca de seis millones de ciudadanos que han cotizado a la seguridad social gran parte de su vida a la espera de recibir a cambio una pensión digna, ven como el adalid de la izquierda, el que jamás tocaría las prestaciones sociales, ha empezado a hacer los deberes que lleva años aplazando, haciendo todo lo contrario de lo que predica. Si Hood y Mariam creen que friendo aún más a los que tienen un buen sueldo y una o dos propiedades después de trabajar muchos años y pagar casi la mitad de sus ingresos a Hacienda van a consolar a las viudas que reciben cuatrocientos o quinientos euros al mes, se equivocan. No se puede engañar a todos todo el tiempo. No nos merecemos un Gobierno que nos mienta. ¿Recuerdan a Rubalcaba en su aparición televisiva del 13 de marzo de 2004? Pues el efecto boomerang se ha producido y desde el PP pueden ahora devolverle la frasecita de marras con todas las de la ley. La credibilidad del Presidente no es ni siquiera un vago recuerdo y sólo hay que mirar alrededor para darse cuenta de la soledad en la que se encuentra. El problema no está en los ministros abrasados y en los que no se sabe a lo que se dedican además de gravar el presupuesto. El problema, y lo decía con toda claridad el líder de Unió en este periódico el domingo, es Zapatero. Duran Lleida, que resulta ser el líder político más valorado por los españoles seguramente por su sensatez y la ausencia de populismo barato en sus declaraciones y actitudes, no es el único que advierte al PSOE que si quiere tener algún futuro debe cambiar de Secretario General. No sé si soy el problema o la solución, llegó a decir en los años noventa Felipe González a quien hasta los detractores echan ahora de menos, y si él que tenía bastante más peso político pensaba eso, que no debería pensar Zapatero que ha demostrado ser el paradigma de la levedad del ser. Este nuevo Robin Hood tiene que saber que en lenguaje castizo ese apellido se pronuncia «Joode».