Guerra global contra la «piratería» en internet

El mundo de internet puede dar un vuelco muy esperado por los autores si sigue adelante la Ley SOPA, la nueva ley antidescargas estadounidense. Ayer algunas páginas webs en su versión inglesa como Wikipedia, Google, Worldpress, Facebbok, junto al grupo de piratas Anonymus, intentaron boicotear esta norma. Detrás de su protesta se encuentra que la ley les obligaría a ser responsables de controlar todo el material que publiquen antes posibles violaciones, algo que no están dispuestas a asumir debido a la complejidad y a los costes que representaría. Mientras, las grandes compañías de Hollywood, las discográficas, las editoriales y el sector farmacéutico apoyan la ley SOPA sin reservas, aunque no estén siendo tan vehementes en este respaldo.

Poner coto a las descargas
El proyecto SOPA obligaría a los motores de búsqueda, proveedores de dominios y empresas de publicidad estadounidenses a bloquear los servicios de cualquier página web que esté bajo la investigación del Departamento de Justicia estadounidense por haber publicado material bajo derechos de autor que se encuentre en cualquier lugar del mundo, como ya ocurrió por la página española s rojadirecta.com, cerrada por el Departamento de Justicia estadounidense por incumplir la ley contra la «piratería». Este proyecto de ley nace con la voluntad de atajar el tráfico on-line de contenidos y productos protegidos, ya sea por derechos de autor o de propiedad intelectual. Entre ellos está música, películas, obras artísticas y productos copiados o falsificados que no tributan las correspondientes tasas a los propietarios de sus derechos de autoría o invención.

Lo que se pretende es frenar la sangría económica que suponen las descargas ilegales a nivel mundial. Según el informe «El verdadero coste de la piratería de la industria musical a la economía estadounidense», sólo en Estados Unidos se pierden 135.000 millones de dólares al año (unos 100.000 euros). Se pierden 71.000 trabajos anuales de personas que trabajan directamente en el sector discográfico y los trabajadores en activo dejan de ganar 2.700 millones. El Gobierno, que ha impulsado que los senadores demócratas apoyen la Ley SOPA, deja de ingresar la friolera de 422 millones en ingresos por impuestos.

 

10 millones por la gran web de streaming «pirata»
David Martínez y Jordi Tamargo, cofundadores de Burn Media SL, propietaria de SeriesYonkis y PeliculasYonkis, anunciaron ayer que se han desecho de su participación en la compañía, valorada en 10 millones de euros. Resulta cuanto menos curiosos que dos de los partidarios de la cultura gratis en este país hayan realizado semejante operación económica con su web, una de las que más contenidos «pirata» ofrecen en nuestro país. Este anuncio coincide con la aprobación en España de la «Ley Antipiratería» que, precisamente, persigue páginas de este tipo que se lucran con contenidos protegidos por derechos de autor.