Hereu se despide de Barcelona con 42 alegaciones a la ley ómnibus

El Gobierno saliente asegura que las alegaciones buscan «preservar la autonomía de la ciudad».

El alcalde Jordi Hereu, junto al president Mas, cederá su puesto al convergente Xavier Trias el viernes de la semana que viene
El alcalde Jordi Hereu, junto al president Mas, cederá su puesto al convergente Xavier Trias el viernes de la semana que viene

BARCELONA-A falta de unos días para que se constituya el nuevo Ayuntamiento de Barcelona, el alcalde saliente, Jordi Hereu, ha dejado como última voluntad 42 alegaciones a la ley ómnibus, que impulsa la Generalitat, para «defender la autonomía de la ciudad», según apuntó ayer.
El Consistorio ha hecho llegar al departamento de Presidencia un informe «exhaustivo» en el que quedan recogidas las enmiendas y, en algunos casos, propuestas de «redacción alternativa», según informa el Ayuntamiento en un comunicado. La mayoría hacen referencia a la perdida de autonomía del Consistorio barcelonés. Y es que, según el Ayuntamiento, «las alegaciones buscan mantener y garantizar la autonomía local en la toma de decisiones y la representatividad de la administración municipal en los órganos de decisión que afectan los intereses de Barcelona».
El anteproyecto de ley de simplificación, agilidad y reestructuración administrativa «no puede, en ningún caso, poner en cuestión los principios de la Carta Municipal de Barcelona», señala la nota.El Ayuntamiento pone énfasis en varias cuestiones que afectan el urbanismo, así como también en aspectos relacionados con la regulación de las viviendas de uso turístico y con la prestación o demanda de servicios sexuales al espacio público.
El grupo municipal de CiU en Barcelona considera un «contrasentido absoluto» que el gobierno en funciones les haya pedido, además, su futuro apoyo en estas alegaciones. El futuro primer teniente de alcalde de Barcelona, Joaquim Forn (CiU),afirmó que no les ha gustado esta manera de actuar, ya que cree que «está muy lejos de lo que tendría que ser la actuación normal de un gobierno saliente». «Es de sentido común, no se puede pedir el apoyo a unas enmiendas que no se conocen», indicó Forn. Por ello, recordó que CiU y PSC en Barcelona pactaron la posibilidad de presentar dos enmiendas a la ley ómnibus, sobre la prostitución callejera y los pisos turísticos, pero lamentó que no conocen el texto presentado por el Ayuntamiento.