Datos de policías acaban en manos de delincuentes

Los nombres y direcciones particulares de al menos ocho policías de Málaga fueron facilitados por error a los miembros de un peligroso grupo organizado que los agentes desarticularon en 2007.

Varios policías afectados se han cambiado de casa temporalmente
Varios policías afectados se han cambiado de casa temporalmente

El secretario general del Sindicato Unificado de la Policía en Málaga, Manuel Expósito, informó ayer de que los policías recibieron una citación judicial en sus domicilios particulares, cuando deben ser llamados a juicio por su número de placa, según la Ley de Enjuiciamiento Criminal. De esta forma, los datos personales de los policías están en el sumario, y pueden tener acceso a los mismos los abogados de los imputados, hecho que ha propiciado la creación «un clima de alarma» entre los investigadores.

El sindicato comunicó la pasada semana el caso a la Dirección General de la Policía y está a la espera de que ofrezca «una solución» ante la preocupación que ha supuesto la desprotección de estos datos, que ha motivado que algunos afectados incluso se trasladen temporalmente a otras viviendas.

La Policía necesitó al menos una treintena de agentes para practicar los arrestos de los cuatro ciudadanos de origen francés implicados porque los consideraban extremadamente peligrosos.
Según el SUP, los integrantes de esta banda criminal son «sumamente peligrosos». En una ocasión intentaron incluso abordar un furgón policial en un traslado desde la cárcel a los juzgados.