La crisis de Grecia siembra el pánico en los mercados

La posibilidad de que la oposición griega siga manteniendo su veto a las reformas propuestas por el Gobierno de Yorgos Papandréu y de que el sector privado tenga salir en auxilio de la economía asumiendo parte de las pérdidas ocasionados por el deterioro de la rentabilidad de la deuda soberana del país volvió a cebarse ayer con los mercados europeos.

La crisis de Grecia siembra el pánico en los mercados. Descárguese el GRÁFICO COMPLETO en documentos adjuntos
La crisis de Grecia siembra el pánico en los mercados. Descárguese el GRÁFICO COMPLETO en documentos adjuntos

A la «fiesta» se sumaron los malos datos de la economía estadounidense y el desplome del precio del petróleo. Resultado final: las bolsas europeas cedieron en torno al 2% de media, con Madrid y Milán liderando las pérdidas (2,77% y 2,73%, respectivamente), y el euro siguió cotizando a la baja las dudas. Ayer cedió tres céntimos en su relación cambiaria con el dólar.
A pesar de ser jornada festiva algunas comunidades aespañolas, entre ellas Madrid, los acontecimientos se sucedieron en el mercado. Olli Rehn, comisario de asuntos Económicos de la Unión Europea, aseguró en Bruselas que «habrá una participación sustancial» del sector privado en el segundo rescate de la economía griega (otros 110.000 millones de euros), lo que equivale a decir que bancos, compañías de seguro y fondos de inversión y pensiones renovarán automáticaemnte sus títulos de deuda griega con carácter voluntario para evitar que el país tenga que declararse insolvente a la hora de pagar sus compromisos.

La banca, bajo lupa
Aunque Rehn es partidario de que «Grecia debe ayudarse a sí misma para que los europeos puedan ayudarla», los mercados interpretan que las entidades financieras asumen otro riesgo más que no tenían previsto cuando invirtieron. La banca española, que no tiene casi exposición alguna con la deuda soberana de Grecia, se resintió ayer en sus cotizaciones. BBVA encabezó las pérdidas del Ibex-35, con una caída del 5,46%, por delante de Santander (-4,79%), Bankinter (-3,47%), Popular (-2,84%) y Sabadell (-2,53%). En Portugal, otro de los países rescatados por la Unión Europea, la banca sufrió fuertes pérdidas. Las acciones de BPI cayeron un 5%, las del BES, un 4,35% y el BCP, un 3,70%. La banca italiana (otro país que está bajo la lupa de los mercados) se resintió también. Monte di Paschi di Siena perdió un 5,12%, Unicredit, un 4,94, Intesa San Paolo, un 4,34 y Mediobanca, un 3,28.

Batalla dialéctica
Mientras todo esto sucedía en lo mercados, el primer ministro griego y la canciller alemana, Angela Merkel, se enfrentaban por separado en un duelo dialéctico que muestras hasta qué punto la crisis griega puede afectar a la credibilidad de la eurozona. Yorgos Papandréu pedía a la UE un «compromiso firme» con su país para impulsar un voto favorable del Parlamento griego la próxima semana. La canciller alemana exigía a la oposición griega que asumiera su responsabilidad histórica y apoyara con sus votos el plan pactado con la Unión Europea y el Fondo Monetarioa Internacional.

El euro pierde mucha fuerza
El euro cayó con fuerza por la huida de los grandes inversores hacia divisas supuestamente más seguras, como el franco suizo, frente al que marcó mínimo histórico en 1,18 unidades. La moneda única se cambiaba a media tarde de ayer en el mercado a 1,4165 dólares, casi tres centavos de dólar por debajo de los 1,4435 dólares de la jornada anterior, aunque el Banco Central Europeo (BCE) fijó el cambio oficial del euro en 1,4212 dólares.