Zoe Kravitz y Gabourey Sidibe las dos «Precious» de la Berlinale

La actriz Zoe Kravitz, vivo retrato de su padre, Lenny, compareció sobre la alfombra roja de la Berlinale junto a Gabourey Sidibe para presentar "Yelling to the sky", una película de temática parecida al "Precious"de su voluminosa compañera de reparto, dirigida por la debutante Victoria Mahoney.

"Mi vida no ha sido nada parecido a la de esos personajes, familias marcadas por el alcohol, la marginalidad, la violencia. Pero puedo entender el complejo proceso de transformación hacia el mundo adulto que pasa mi personaje", explicó Zoe, considerada uno de los rostros a tener en cuenta del cine independiente de Estados Unidos.

La película de Mahoney refleja el interior de una familia desestructurada, formada por un padre blanco alcoholizado y a ratos violento, una madre negra depresiva, y sus hijas, que pasan sus aprietos en tanto que mulatas en un barrio de Nueva York no radicalmente marginal. "Hay muchos rasgos autobiográficos en el filme. Un hogar aparentemente cuidado, en una casa unifamiliar con jardín, puede esconder mucha miseria", explicó la directora.

Se trata, según Sidibe, de una película "sincera, sacada de la vida misma"que, al igual que ocurrió con "Precious", por la que fue nominada a los Oscar, retrata el difícil paso de la adolescencia al mundo adulto en un entorno donde la droga está al alcance de todo escolar.

A la transformación física y mental de la hija que interpreta Kravitz se une la del padre, que de violento alcoholizado mutará en ser sensible, sin razón aparente.

"Yelling to the Sky"fue proyectada en la sección a competición, compartiendo jornada con la película "Schlafkrankheit"(La enfermedad del sueño), dirigida por el alemán Ulrich Koehler y primera aportación del cine anfitrión a concurso.

El filme de Mahoney, con bastantes paralelismos con el "Precious"original pero sin su consistencia, fue acogido sin demasiado entusiasmo y con muchos abandonos en el pase previo para la prensa.