La conjunción planetaria

La Razón
La RazónLa Razón

Leire Pajín es un ejemplo de la política entendida como un escalafón donde la promoción se sustenta en la fidelidad ciega al jefe. No es algo que pase sólo en el PSOE sino que se ha extendido a todos los partidos. A mayor peloteo más posibilidades de promocionar y el premio final es un sillón en el consejo de ministros. Lo razonable sería que a mayor preparación e independencia, como si fuera una empresa privada aunque también hay excepciones, crecieran las posibilidades de promoción. El momento cumbre intelectual de Pajín fue cuando afirmó que la coincidencia de Zapatero y Obama era una conjunción planetaria. No en vano se la consideró entonces la heredera de Nostradamus. Tras tanto peloteo y mediocridad era previsible que consiguiera una recompensa planetaria. Con una formación manifiestamente mejorable y un conocimiento de la sanidad como cliente de alguna farmacia acabó de ministra del ramo. La conjunción planetaria ha quedado en nada. Las encuestas son especialmente crueles con Obama y Zapatero.