Las autopistas de peaje las grandes perjudicadas

Si hay un sector que ha salido dañado por el nuevo límite de velocidad ha sido el de las concesionarias de autopistas.

El número de vehículos en las autopistas ha descendido desde el mes de marzo
El número de vehículos en las autopistas ha descendido desde el mes de marzo

El presidente de la patronal de grandes infraestructuras, Seopan, David Taguas defendió nada más aprobarse la medida la necesidad de que se elevase el límite máximo de velocidad en las autopistas de peaje al considerar que la bajada a los 110 suponía una «penalización» a las empresas concesionarias de estas vías. «Hay otros ejemplos en otros países donde se sube la velocidad en autopistas que tienen poco tráfico», apuntó como una alternativa. El presidente de Seopan se preguntaba si los conductores están dispuestos a pagar el mismo peaje por circular por una autopista a una velocidad de 110 km/h que por hacerlo a 90 o 60 kilómetros por hora. «Seguramente no», respondía él mismo.

Por otro lado, la Asociación de Empresas Concesionarias de Autopistas de Peaje (Aseta) ya vaticinó que con los 110 se reduciría la intensidad diaria de vehículos registrados en sus carreteras. Los augurios no han ido desencaminados ya que el Gobierno ha tenido que aprobar recientemente ayudas a las concesionarias de autopistas de peaje. El Ejecutivo aprobó la semana pasada la creación de un fondo de compensación para determinadas empresas dependientes de la Administración General del Estado. En concreto, las ayudas van destinadas a aquellas que gestionan las radiales R-2, R-3, R-4, R-5, el eje aeropuerto (M-12), y las autopistas Cartagena-Vera, Madrid-Toledo, Ocaña-La Roda, A-40, Circunvalación de Alicante, A-12 y autopista de Málaga. En 2011, la ayuda prestada ascenderá a 80 millones de euros.