«La ventilación cruzada minimiza el uso de aire acondicionado»

una sola planta de 800 m2. cuenta con más de 3.000 metros de jardín ondulado, piscina, zona «chill out», siete habitaciones, nueve baños, dos salones y ocho paneles solares 

«La ventilación cruzada minimiza el uso de aire acondicionado»
«La ventilación cruzada minimiza el uso de aire acondicionado»

Dicen que el Kun Agüero ha sucumbido también a los encantos de la urbanización La Finca de Pozuelo de Alarcón (Madrid). No es el único futbolista que se ha instalado en esta lujosa y exclusiva localización madrileña, que se ha puesto tan de moda. Cristiano Ronaldo, Kakà e, incluso, Mourinho podrían casi compartir transporte para ir al trabajo.
Uno de los arquitectos que ha desarrollado sus propuestas creativas en la zona y que ha decidido construir su casa familiar justo aquí es Joaquín Torres, el prestigioso miembro de la firma A-cero, que ocupa una de las viviendas de la urbanización, creada por él mismo, desde mayo. Su máxima, declara, es que «no hay nada más sostenible que la arquitectura tradicional». La comodidad no está reñida con el raciocinio y la historia de la arquitectura ha dado miles de ejemplos para evitar grandes inversiones en energías renovables, que a veces no son tan eficientes, en su opinión.

Privacidad y entorno
Diseñó un conjunto de 30 casas estándar, cada una con una orientación, alrededor de un óvalo que dejaba en el centro las zonas comunes, los jardines y los lagos que se alimentan unos a otros por la fuerza de la gravedad y la inclinación del terreno. Aproximadamente «el 50 por ciento del espacio total», explica. Una de ellas, la de la imagen, es en la que vive con su familia; 800 metros en una única planta rodeados por más de 3.000 metros cuadrados de zonas verdes, piscina y «chill out». La particularidad del jardín ondulado no es improvisada; evita que los vecinos vean lo que ocurre en el interior de las fincas particulares y esconde el alambrado de separación.
El exterior de la vivienda se realizó en piedra caliza en diferentes tonos para integrar la vivienda en el entorno. Y el interior no es menos ordenado y elegante. La casa tiene una distribución que recuerda a las antiguas domus romanas. Un gran patio interno nutre de luz a gran parte de las estancias, menos a la zona más íntima. Siete habitaciones, nueve cuartos de baño y dos salones abiertos al jardín es la estadística de esta casa unifamiliar de cinco millones y medio de euros.
La cubierta plana cuenta con ocho paneles solares para calentar el agua, aunque «no es del todo eficiente y va apoyada con la instalación convencional de gas», explica Torres. Para asegurar la climatización y el uso eficiente de la luz, toda la casa se abre al jardín con enormes ventanales que ayudan a la entrada de sol en invierno. El suelo radiante se encarga de distribuir calor y frío, mientras que los pasillos de conexión y el patio interior crean una red de ventilación cruzada que minimiza el uso del aire acondicionado.
Medidas nada exóticas como la depuración con sal del agua de la piscina pero que son «herramientas correctas. Soy bastante escéptico con todo eso de las casas sostenibles. Una vivienda contamina muy poquito; contamina más un coche», opina Torres. Todavía queda alguna vivienda a la venta por si se anima a ser vecino de este selecto grupo de deportistas de élite.