MENÚ
miércoles 26 junio 2019
16:29
Actualizado

El «sindibanquero» usa la reforma para recortar plantilla

José Ricardo Martínez incentivará bajas con menos de 45 días en UGT Madrid como paso previo a un ERE

  • El «sindibanquero» usa la reforma para recortar plantilla

Tiempo de lectura 5 min.

22 de febrero de 2012. 04:15h

Comentada
22/2/2012

Madrid- Condena a la banca, pero cobra un sueldo millonario como consejero en una entidad financiera. Reclama una educación pública de calidad, pero prefiere llevar a sus hijos a un colegio privado. Exige que no se hagan recortes de personal en las administraciones públicas pero despide sin miramientos a 40 trabajadores del sindicato en cuanto se reduce el ritmo de las subvenciones, precisamente, de los gobiernos a los que critica. Y, ahora, aplica las mismas reglas de la reforma laboral que luego denuncia en las manifestaciones.

El doble rasero del secretario general de UGT, José Ricardo Martínez, es bien conocido pero ahora es a sus propios compañeros a quienes rechinan los dientes cuando se trata de ajustar el presupuesto del sindicato. El propio José Ricardo reconoció hace poco que había «mucha hostilidad» con el comité de empresa de UGT debido a la necesidad de ahorrar en gastos de personal. De hecho, ayer aprobó sólo por un voto toda una batería de recortes de plantilla para ahorrar un millón cien mil euros, según informó la Cadena Ser. Las medidas estarán vigentes durante 20 días y ,de no alcanzarse el objetivo de ahorro, UGT-Madrid aplicará un expediente de regulación de empleo temporal.

Contradicciones
Siempre según la Cadena Ser, UGT-Madrid ha ofrecido para aquellos que opten por abandonar el sindicato de manera definitiva pagar una indemnización de 37 días por año trabajado. Es decir, quienes llevan semanas reprochando ásperamante al Gobierno que abarate el despido con la aprobación de su reforma laboral y han orquestado movilizaciones en protesta por esta decisión, es decir, los defensores a ultranza del despido de 45 días, han optado en su propia casa por abaratarlo y reducirlo a 37. Toda una contradicción. UGT-Madrid también ha ofrecido a sus empleados la posibilidad de reducir de manera voluntaria su jornada laboral hasta un máximo del 38%, con la consiguiente reducción de sueldo. De nuevo otra contradicción. Y es que los sindicatos han criticado continuamente que la reforma laboral abre la puerta al empresario para modificar las condiciones laborales del trabajador en caso de necesidad, algo que ellos mismos están planteando en estos momentos. 

Para justificar el plan de ahorro, el secretario general responsabilizó a la Comunidad de Madrid por una serie de facturas que deben al sindicato. Al respecto, el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno regional, Percival Manglano, afirmó que dichos pagos pendientes están en proceso de tramitación y se abonarán en breve. «Yo no estoy seguro de que se pueda vincular ningún proceso de reducción de plantilla, ni de UGT ni de ningún partido político con las facturas impagadas que debe el Ejecutivo de Esperanza Aguirre», consideró.  

La aprobación por la mínima de los recortes del «patrón» Martínez reflejan las tensiones de las que él mismo se quejaba y que se respiran en los pasillos de la sede de UGT-Madrid. Entre los afiliados han sentado muy mal las revelaciones del sueldo millonario de José Ricardo como consejero de Bankia y su tren de vida con un chalet de su propiedad valorado en medio millón de euros. «Hay que dar ejemplo –comentaban en la cafetería– porque, aunque entregues ese salario al sindicato, el hecho de ocultarlo y que se revele de esa manera hace que la noticia tenga muy mala repercusión». Consultados por LA RAZÓN, algunos sindicalistas consideraron que una opción para «lavar» la imagen del secretario general sería que publicase su patrimonio como hacen los diputados en el Congreso. «Si lo explica no se pueden dar malas noticias de su actuación», señalaron.

A primeros de diciembre de 2011, Martínez ya se vio obligado a despedir a 40 personas después de que la presidenta regional, Esperanza Aguirre, anunciara la eliminación de varios proyectos de formación en los que estaba implicado el sindicato. En concreto se trata de casi un millón y medio menos de euros que estaban destinados a centros integrados de empleo, el plan director de riesgos laborales y cursos de formación, así como programas específicos de Igualdad.

Así, todos los trabajadores contratados por el sindicato y vinculados a estos proyectos directamente no fueron renovados. A éstos se añadieron otros 30 empleados indefinidos que Martínez despidió a finales de noviembre. Y a todos ellos se les podía aplicar la nueva normativa laboral que permite dejar la indemnización por despido improcedente a 20 días por año trabajado en lugar de 45, aunque desde el sindicato no quisieron confirmar si se había acudido a esta fórmula para la resolución de los contratos de noviembre.

Contra los recortes
Da la casualidad que estos despidos se produjeron apenas unas horas antes de que la Federación de Servicios Públicos de UGT Madrid, criticaba, en el documento con el que cerró su quinto comité regional, «las diferentes políticas de recorte desplegadas por las administraciones públicas».


Los caprichos de un líder sindical
El nivel de vida del líder de UGT Madrid levanta ampollas entre sus compañeros del sindicato. José Ricardo Martínez, que ha liderado las manifestaciones por la enseñanza pública, tiene escolarizados a sus hijos en el colegio privado Ramón y Cajal de la capital. Además, reside en un chalet valorado en algo más de medio millón de euros.


Carta a Rajoy de los sindicatos
Los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, remitieron ayer una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que le piden que «modifique el camino iniciado» y tenga en cuenta la «importante movilización»  del pasado domingo, en las principales ciudades españolas, contra la reforma laboral. «Éste es el mensaje de responsabilidad que queremos transmitir al Gobierno desde una firme posición de defensa de los trabajadores y trabajadoras», prosigue la carta de los sindicatos.

Últimas noticias