Abren juicio oral contra los padres de «El Cuco»

SEVILLA-El juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Utrera ha dictado auto de apertura de juicio oral contra los padres de «El Cuco» después de que éste fuera sorprendido el 14 de noviembre de 2010 cuando viajaba en un vehículo junto a sus progenitores por la AP-4 que une Sevilla y Cádiz, a 26 kilómetros de la provincia hispalense, cuando sobre el entonces menor pesaba una orden de alejamiento que le impedía acercarse a menos de 50 kilómetros de la familia de Marta del Castillo o de su lugar de residencia.

Fuentes judiciales informaron a Europa Press de que el juzgado dictó el pasado 23 de febrero auto de apertura de juicio oral contra los padres de «El Cuco» –que fue condenado por encubrir el asesinato de Marta del Castillo a dos años y once meses de internamiento en centro cerrado seguido de un mes de libertad vigilada– y contra una tercera persona, P. B. R., que también viajaba en el vehículo, como cooperadores necesarios del quebrantamiento de la orden de alejamiento que el entonces menor tenía respecto a la familia de la víctima. Las mismas fuentes consultadas por Europa Press señalaron que la causa contra los padres de «El Cuco» y esta tercera persona se transformó en procedimiento abreviado el pasado día 11 de agosto de 2011, tras lo cual se ha dictado el referido auto de apertura de juicio oral.

Por estos hechos, la Fiscalía de Menores ya abrió diligencias contra Javier García Marín, aunque en su momento decidió no adoptar medidas cautelares y, simplemente, ordenar el inmediato reingreso del joven en el piso tutelado donde permanecía ingresado, tras permanecer nueve meses en un centro cerrado.

En este sentido, tanto la Fiscalía de Menores como la familia de Marta del Castillo han solicitado que «El Cuco» sea condenado a pasar otros 18 meses en un piso tutelado por un presunto delito de quebrantamiento de condena.

En el escrito de alegaciones elevado ante el juzgado de Menores número 3, al que tuvo acceso Europa Press, el Ministerio Público pide imponer a «El Cuco» la medida de 18 meses de convivencia en grupo educativo –piso tutelado– con la finalidad de que, «en el adecuado ambiente, se le oferten las medidas educativas y pedagógicas y disponga de un ambiente que le provea de las condiciones educativas adecuadas para que supla las deficiencias que han originado su comportamiento antisocial».

Al hilo de ello, la Fiscalía recordó que el condenado ingresó el 12 de noviembre de 2009 en un piso tutelado de Puerto Real, dado que esta localidad distaba más de 50 kilómetros de Sevilla, señalando que «en el transcurso del cumplimiento de esta medida cautelar le fueron concedidos diversos permisos de convivencias familiares con una duración de entre cuatro y siete horas en localidades próximas a donde se encuentra ubicado el piso de convivencia».