El espejo es José Rodríguez

Por edad y potencial es el tipo de canterano que busca Mourinho

José Rodríguez llamó la atención en su estreno con el Madrid ante el Alcoyano
José Rodríguez llamó la atención en su estreno con el Madrid ante el Alcoyano

Madrid- En el verano de 2009, Paco de Gracia, ojeador del Real Madrid, se llevó a cuatro jugadores de las categorías inferiores del Hércules después de verlos en un torneo. El conjunto alicantino sólo peleó por retener a uno, un cadete con un físico imponente, que finalmente decidió afrontar el reto de ir a la capital. Ese chico se llama José Rodríguez y el miércoles debutó con el primer equipo «blanco» en la Copa ante el Alcoyano. Marcó un gol, aunque quizá eso fuera lo de menos porque contó con la pequeña colaboración del portero. Mejor todavía fue el desparpajo que mostró y la clase con el balón en los pies. Personalidad, físico, calidad con ambas piernas, capacidad de asociación y visión de juego. Se puede decir que tiene de todo. «Claro que me ha gustado. Es un chico que tiene potencial y edad para poder llegar al primer equipo y quedarse. Pero necesita minutos», analizó «Mou». Una alabanza para el chaval y una nueva y sutil crítica a Toril, el técnico del filial, que sólo le ha puesto de titular en un partido de la Liga Adelante. Es lo que tiene la precocidad. José Rodríguez sólo tiene 17 años, pero ha ido saltándose etapas y ha jugado con los «mayores» antes que la mayoría, como ya sucediera, por ejemplo, con Raúl, que apenas disputó encuentros con el Real Madrid B.

Desde niño ha sido un jugador destacado. El Madrid no fue el único que puso sus ojos en él. Cuando ya estaba en el equipo del Bernabéu, el año pasado, Arsene Wenger quiso captarlo para el Arsenal, como hace con muchas otras jóvenes promesas. Le hizo una oferta firme e incluso llevó a sus padres a Londres para convencerlos. El Madrid logró retenerlo con promesas de ir ascendiendo categorías de forma rápida. Le puso una cláusula de rescisión de 5 millones. De raza gitana y origen humilde, hasta hace no demasiado sus padres se dedicaban a la venta ambulante. Ahora viven con él en un piso en Torrejón y uno de sus hermanos, Joaquín, también juega en las categorías inferiores del Madrid.

Por edad y potencial es el ejemplo de canterano que Mourinho desea para el Madrid. De hecho, ya le ha hecho entrenar en varias ocasiones con la primera plantilla. La última vez, ayer, junto a Álex, otro de los chicos que disputó el partido de Alcoy. «Soy jugador del Castilla, tengo que ir paso a paso», dijo después de medirse al Alcoyano. «Todos los canteranos tenemos la esperanza de jugar en el primer equipo», continuó el centrocampista, sereno y con signos de madurez, como restar valor al gol que había logrado y poner el triunfo del equipo por delante. Para seguir por ese camino tiene buenos consejeros, como Carvalho. «Me llevo bien con todos los de la primera plantilla, pero Carvalho es como mi padre dentro del vestuario», reconoce el jugador, amante del juego de Özil y Xabi Alonso. En diciembre cumplirá 18 años y, con calma, su futuro es más que prometedor.