El Mundial en familia: tres hermanos en la selección de Honduras

Los hermanos Palacios, Wilson y Jerry (el del fondo), a la izquierda
Los hermanos Palacios, Wilson y Jerry (el del fondo), a la izquierda

La casualidad ha reunido a los tres hermanos Palacios en Suráfrica. Wilson, la estrella, el que ha conseguido jugar en un equipo importante de Inglaterra, y Johnny, estaban en la lista desde el comienzo. Al mayor, Jerry, de 28 años, lo convocó de urgencia Reinaldo Rueda, el seleccionador hondureño, ante la lesión de De León. «Somos conscientes de lo que esto significa. De hecho, yo era parte de la primera lista de 30, pero no pasé el corte el final. Estar en un Mundial con Honduras después de 28 años de espera es increíble, pero compartirlo con tus hermanos es un regalo de Dios. Algo que nuestros hijos y nietos recordarán para siempre», comenta Jerry, el mayor, que se gana la vida en la Liga china.La pasión por el fútbol la heredaron del padre, Milton, que fue futbolista y entrenador profesional, el que les enseñó que «el fútbol es un juego y hay que divertirse». Wilson, el mediano, juega en el Tottenham después de haber pasado por el Wigan, y es el que pone orden entre los hermanos, confiesa Jerry. A sus 25 años es el que más experiencia internacional tiene. Johnny, el pequeño, de 23, es el único que juega todavía en Honduras, en el Olimpia. Los tres Palacios están escalonados en edad y en el campo. Johnny es defensa central; Wilson, medio centro y Jerry, mediapunta.

Pero la dinastía no se acaba en ellos tres. Otro de los hermanos, Milton, estuvo convocado para un par de partidos de clasificación, pero Rueda no contó con él para la lista definitiva. Y el más pequeño de todos, Edwin, también tenía escrito que iba a ser futbolista. Llegó a ser internacional con las categorías inferiores de la selección hondureña, pero fue secuestrado y asesinado por una banda de delincuentes a pesar de que la familia pagó rescate por él. «Edwin es nuestra guía desde el cielo. Todo lo que hacemos lo hacemos por él: es nuestra fuerza interior y la fuente de nuestra fe», asegura Jerry.Los Palacios no son la única dinastía que podía haber representado a Honduras en el Mundial. Carlo Costly, uno de los mejores futbolistas del país, se quedó fuera en el último momento por culpa de una lesión. Carlo es hijo de Allan Costly, defensa central de la selección que participó en España ‘82 y que jugó algunos años en el Málaga.