MENÚ
jueves 20 junio 2019
04:02
Actualizado

ANÁLISIS: Los chiíes enseñan los dientes por Antoine Sfeir

Tiempo de lectura 2 min.

18 de septiembre de 2012. 02:19h

Comentada
18/9/2012

- Nasrala lleva desde el miércoles incitando a las protestas, pero ¿esperaban en Líbano su presencia en la manifestación de ayer?
–La situación en Líbano es tan complicada, especialmente por los efectos directos de la mala situación en Siria. Hizbulá representa a la mayoría de la comunidad chií en Líbano. Tras los largos discursos de Nasrala, líder de Hizbulá, sobre el ofensivo vídeo durante cinco días, y tras la visita del Papa a Líbano durante tres días, se esperaba algo así. Todos los días tenemos problemas en la frontera con Siria: en el norte y en el este. Y la postura de Nasrala respecto a este conflicto –Hizbulá es el aliado natural de Siria en Líbano– hace que la situación sea muy peligrosa.

- ¿Qué mensaje ha querido enviar el líder de Hizbulá?
–Es un «estado de existencia», una declaración pública que  significa: «Estamos aquí». Pese a que tengamos problemas con Siria, somos fuertes y todavía podemos manipular a la gente, influir en la política libanesa y en todo Oriente Medio. Además, tiene poder para ello. Con todas sus armas, con el apoyo de Irán...

- ¿Cree que el detonante último de la ira es el filme?
–Como libanés creo en la libertad, en la democracia y en los valores religiosos. Y estamos en contra de los vídeos que ofenden a la gente. Dicho esto, es verdad que también rechazamos las reacciones exageradas.

- ¿Ha tenido algo que ver la visita del Papa a Líbano?
–No es comparable. Como observador, la visita del Papa es un hecho histórico. Primero porque se reconoce el rol de Líbano en el mundo árabe y se lanzó un mensaje de comprensión. La naturaleza de las protestas, que se debe tener derecho a manifestarse, no es la misma, pues tienen como finalidad atacar a diplomáticos.

Antoine Sfeir
Doctor en Dcho. Inter. y experto en islam

Últimas noticias