Ni Gobierno ni oposición apoyan despedir a los nuevos funcionarios

La propuesta que formulaba ayer al Gobierno el presidente del Instituto de Empresa Familiar, Isak Andic, no cuenta con el apoyo del Gobierno y la oposición. Así lo han mostrado los portavoces parlamentarios del PSOE, José Antonio Alonso, y del PP, Soraya Sáenz de Santamaría.

La dirigente'popular' sí ha mostrado su apoyo a una reordenación del sector público, con el fin de evitar duplicidades administrativas y la "inflación de cargos públicos elegidos a dedo". Los funcionarios, por su parte, están "dispuestos y encantados"de pactar con la Administración central criterios "objetivos"para evaluar el desempeño del trabajo del colectivo.

En cuanto a la CEOE, ésta ve con buenos ojos que los empleados públicos reciban retribuciones salariales variables en virtud de su productividad.

Ambos portavoces, que a su vez son funcionarios ya que el socialista José Antonio Alonso es juez en excedencia y la 'popular' Soraya Sáenz de Santamaría es abogada del Estado, han coincidido en que esta posibilidad no cabe en la función pública, dado que la estabilidad laboral de los funcionarios es necesaria para garantizar su "independencia"en el desempeño de una "importantísima tarea"al servicio del interés general.

En relación a la medida promovida por el presidente del IEF, Isak Andic, en la que propone que los funcionarios que se vayan incorporando a la Administración Pública tengan una "estabilidad laboral similar"a la de los trabajadores de la empresa privada, en palabras de Andic, que hace referencia a la posibilidad de ser despedidos.

A esto se han referido, tras la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados, tanto Alonso y como Sáenz de Santamaría, que han querido recalcar que ésto afectaría a un colectivo muy amplio en el que también se incluyen jueces y profesionales de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que deben mantener un "nivel de inmovilidad"para el desempeño de su labor.

"¿Ustedes se imaginan a jueces, policías o guardias civiles elegidos, contratados y despedidos con criterios políticos?", ha señalado la portavoz del PP, al ser preguntada por la propuesta del también presidente de Mango, tras afirmar que la "independencia va ligada a la permanencia"en el sector público y una empresa privada se rige por criterios "diferentes"en materia de neutralidad.

En cualquier caso, Saénz de Santamaría ha defendido los criterios de igualdad de oportunidades, así como la valoración de los méritos en el acceso a la Administración Pública y la independencia del ejercicio en el sector público. Por ello, se declara a favor de "reordenar"el ente público para evitar duplicidades administrativas y la "inflación de cargos públicos elegidos a dedo", ha apuntado.