«El Atlético conserva genes de equipo campeón»

«En un año no se olvida que el equipo ganó dos títulos»

Gregorio Manzano: «El Atlético conserva genes de equipo campeón»
Gregorio Manzano: «El Atlético conserva genes de equipo campeón»

Madrid- El de Gregorio Manzano (Bailén, 1956) es un viaje de ida y vuelta al Vicente Calderón. Regresa siete años después de su única temporada en el banquillo rojiblanco, pero el tiempo parece que se ha detenido. Dejó al equipo séptimo y en la séptima posición lo recupera. Pero al nuevo técnico del Atlético de Madrid ya casi nada le impresiona. Ni siquiera la marcha del «Kun» Agüero, que amargó gran parte del verano atlético. Goyo mantiene la tranquilidad y la sonrisa.

–¿Ha cambiado mucho el club en estos siete años?
–Básicamente, no. Aunque en la plantilla no queda ningún jugador, salvo la aparición de nuevo, después de siete años, de Gabi, un jugador que debutó conmigo y que viene más formado y mucho más hecho. Con Mario trabajé en el Mallorca, pero poco más. El resto de jugadores son totalmente nuevos, es otra filosofía de plantilla y lo demás, igual, la afición, fiel al equipo como siempre y las aspiraciones y las ganas de todo el mundo de que el Atlético sea un referente en el fútbol español.

–¿Le asusta el reto?
–Para nada. Desde el punto de vista deportivo, el Atlético de ahora es un equipo muy distinto al de hace siete años. Aquél era un equipo que había subido de Segunda un año antes, con problemas de plantilla, de cantidad de jugadores, dificultades económicas que ahora no existen. Todo lo contrario, es un reto más bonito, mucho más apasionante y más ilusionante.

–¿Es una entidad más estable ahora?
–Los equipos que tienen estabilidad son muy pocos. La crisis, cuando afecta, afecta a todos y el fútbol no es ajeno a ello. Diríamos que tiene unas ideas mucho más claras, de buscar un perfil de jugador mucho más joven, de proyección, no exento de calidad. En igualdad de condiciones, sí hemos ido a buscar ese perfil de jugador joven, preferentemente español y que venga a soñar con metas altas.

–¿El Atlético le debía esta oportunidad?
–No. Después de mi salida del Atlético, el mensaje siempre era el mismo de las dos partes: de la sociedad hacia mí, de respeto y de cariño; y de mí hacia la sociedad, de una sensación de gratitud porque en su momento me eligieron para ser el entrenador. Además, ese año que era el del Centenario, con un trabajo muy digno yo creo. Con el paso del tiempo se quedó una sensación de qué hubiera pasado si hubiéramos seguido con ese proyecto. Y ahora, aquí estamos de nuevo, con las pilas cargadas para continuar aquel trabajo que se quedó en la séptima posición y que, cosas del destino, volvemos a recoger en esa misma posición.

–¿Quiere eso decir que el club no ha avanzado en estos años?
–No. En siete años hay dos títulos en las vitrinas y, aunque parece mucho tiempo, hay que echar la vista atrás y ver cuántos equipos no han conseguido ganar ningún título en esos años. Hay equipos que han conseguido muy buenas clasificaciones, pero los títulos son los títulos en el historial de cualquier club. Se han vivido épocas bastante buenas, ha competido en «Champions», en UEFA, además de los títulos. El equipo ha alcanzado resultados buenos.

–¿Quedan restos del equipo que fue campeón de la Liga Europa y de la Supercopa hace poco más de un año?
–Se conservan bastantes genes de aquel equipo campeón, que ganó dos títulos y esa genética de campeón, de levantar dos títulos, no se ha olvidado, en un año no se puede olvidar. Todo lo contrario, debe servir como modelo para que nos fijemos como objetivo repetir aquello no tan lejano en el tiempo. O al menos estar cerca de repetirlo, no alejarse tan pronto de esos objetivos que sueñan muchos equipos grandes como el Atlético, que son las finales de las grandes competiciones.

–¿Cómo ha afectado al equipo la marcha del «Kun»?
–El Atlético siempre va a ser un equipo competitivo, con Agüero o sin Agüero. Se ha confeccionado una plantilla con bastante equilibrio en todos los puestos. Se puede decir que es una plantilla eminentemente joven, con bastantes ganas de conseguir cosas y en la que prevalece el grupo humano. Voy a intentar que más que un equipo sea una familia deportiva en la que se lleven todos fenomenalmente bien.

–¿Tiene la plantilla que quería?
–Sí, todos los jugadores que han llegado y los que estaban, dentro de la situación que estudiamos al comienzo, están ajustados a lo que se habló. Hemos encontrado ciertos obstáculos en algún club cuando hemos ido a por uno de sus jugadores, pero el noventa por ciento de los futbolistas que hemos querido están aquí con nosotros.

–¿Esperamos algo más que un Barça-Madrid en la Liga?
–Me gustaría decir que sí, pero quizá sería una frase no demasiado realista. Creo que Barcelona y Real Madrid seguirán manteniendo esa hegemonía en la lucha por el título de campeón y habrá una segunda Liga en la que varios equipos lucharán por esas dos plazas de Liga de Campeones restantes y por la Europa Liga. Tendría que suceder una hecatombe para que un tercer equipo arrebatara una de las dos primeras plazas a Madrid o Barça. Sería algo histórico. Ojalá.


OTRA DIRECTIVA
«Jesús Gil y Gil era irrepetible»
El Atlético ha cambiado mucho desde 2003, cuando Manzano llegó por primera vez a ese banquillo. Especialmente por el fallecimiento de Jesús Gil y Gil al final de aquella temporada. «Era un referente del fútbol español por todo lo que decía y por sus actuaciones. Desde que murió, el Atlético ha vivido en otra dirección, con otras personas al frente del club. No creo que vuelva a haber otro Jesús Gil porque era irrepetible». Y eso que cuando Manzano apareció en el Calderón, ya se había calmado. «En mi época estaba un poco más alejado del escenario directo, aunque hablábamos casi todos los días. Y en su mensaje siempre estaba la afición».