Varios delegados dejan la asamblea de la CAM por el preacuerdo laboral del SIP

Lejos quedan ya las manifestaciones de la cúpula directiva de la CAM en torno a que el principal capital humano de la entidad financiera alicantina son sus empleados.

La directora de CAM, María Dolores Amorós, en la asamblea
La directora de CAM, María Dolores Amorós, en la asamblea

Alicante- Así se expresaban Roberto López Abad y Modesto Crespo cuando se hizo público el SIP constituido por CAM junto a Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria.
Con un preacuerdo laboral rechazado por el 95 por ciento de los empleados, ayer se inició una Asamblea General en la que uno de los representantes de las trabajadores, César Estrada, leyó un comunicado de los sindicatos en señal de protesta por el preacuerdo laboral del SIP, firmado únicamente por el sindicato CCOO.
Los trabajadores, que finalmente abandonaron la asamblea y representan el 60 por ciento de los trabajadores del SIP, mostraron su disconformidad «con el trato que estamos recibiendo a la espera de que exista una voluntad de negociación».
El conflicto conduce a un escenario incierto a unos 2.000 empleados mientras aumenta la preocupación de los socios de la CAM en el SIP.