Mas avisa de que apoyará en 2012 a quien asuma su pacto fiscal

Ni PSOE ni PP se pueden llamar a engaños desde ayer sobre las alianzas que CiU tejerá con el gobierno que salga de las urnas tras las generales de 2012. Artur Mas habló alto y claro en Madrid sobre esta cuestión.

Artur Mas, presidente de la Generalitat catalana
Artur Mas, presidente de la Generalitat catalana

El president eligió su presencia como invitado en dos foros públicos distintos (Nueva Economía y Cámara de Comercio de EE UU en España) para detallar su «hoja de ruta» a partir de 2012. Para empezar, predicará con el ejemplo y dará su respaldo a la fuerza más votada. Pero este apoyo «estable» no será a cambio de nada. La formación que lo reciba deberá pagar previamente un peaje: su respaldo al pacto fiscal de Mas, a imagen y semejanza del concierto vasco.

Para que el president pueda desarrollar su guión, será indispensable que la fuerza que se alce con la victoria en 2012 no lo haga por mayoría absoluta, resultado que invalidaría cualquier respaldo nacionalista en el Congreso de los Diputados. Por eso prometió ayer emplearse a fondo en evitar que PP o PSOE ganen por mayoría absoluta. No obstante, pondrá encima de la mesa su pacto fiscal en cualquiera de los escenarios políticos que se abra a partir de esa fecha, incluido el de un gobierno con mayoría absoluta. Y es que responsabilizó de la delicada situación financiera por la que atraviesa la Generalitat a su aportación al sostenimiento de otros territorios.

En su «hoja de ruta» hacia el pacto fiscal figura en un lugar destacado la consecución de un gran consenso político y social en Cataluña sobre esta materia meses antes de las generales. Se trata de lograr que cuando se presente en la madrileña Carrera de San Jerónimo sea «un objetivo compartido y un clamor» de la sociedad catalana. La «hoja de ruta» de Mas, sin embargo, no recoge la entrada de CiU en el Gobierno central, aunque tampoco lo rechaza.