Al menos 20 muertos por la represión de las fuerzas del régimen sirio en Homs

Al menos 20 personas han muerto este miércoles a manos de las fuerzas de seguridad sirias en diferentes puntos de la provincia de Homs, en el oeste del país, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y otros activistas.

Esta organización de activistas, con sede en Londres, ha explicado a la cadena de televisión estadounidense CNN que cinco personas han muerto por disparos en varios barrios de Homs en los que entrado las fuerzas de seguridad y partidarios del presidente, Bashar al Assad.

En el barrio de Al Shammas, una persona ha muerto por la gravedad de las heridas que le habrían infligido las fuerzas de seguridad y se ha encontrado el cadáver de una mujer cerca de una estación de autobuses.

En la localidad de Kfar Laha, en la región de Houla, han muerto otras trece personas que trabajaban en un fábrica cuando fueron atacadas en un puesto de control por hombres armados procedentes de poblaciones que apoyan al presidente Al Assad, según han informado activistas a la cadena de televisión emiratí Al Arabiya.

Varios activistas locales han precisado que los fallecidos eran musulmanes suníes, la comunidad más numerosa en Siria. En un vídeo publicado en la página web YouTube por esos activistas, opositores al régimen del presidente, Bashar al Assad, aparecen varios cadáveres amordazados y con las manos atadas a la espalda cerca de la localidad de Kfar Laha, en la región de Houla, uno de los puntos calientes de las protestas en favor de la democracia y la insurgencia armada contra el régimen.

Ahmad Fouad, uno de los activistas, ha precisado que "eran trabajadores de una pequeña fábrica de bloques de construcción". "No se sabe con certeza a qué hora murieron, pero parece que fue esta mañana", ha declarado por teléfono.

Estos ataques se han producido el mismo día en que la Liga Arabe tiene previsto mantener una reunión en su sede de El Cario sobre el acuerdo alcanzado con el Gobierno sirio para intentar poner fin al conflicto.

La Liga Arabe ha exigido al Ejecutivo sirio que ponga fin a la violencia contra civiles, retire los tanques y vehículos militares de las calles de las ciudades y que libere a todos los prisioneros políticos.

Según la ONU, más de 3.000 personas han muerto durante la represión de las protestas y revueltas contra el gobierno represivo de Al Assad, que comenzaron el pasado mes de marzo. Las autoridades afirman que los responsables de la violencia son grupos armados financiados desde el extranjero que han matado a 1.100 militares y policías.

La televisión pública ha difundido unas imágenes de una manifestación en la que decenas de miles de personas han expresado su apoyo a Al Assad este miércoles en las ciudades de Raqqa y Salamiya.

En Raqqa, se han colocado grandes banderas nacionales en los edificios y la gente lleva carteles con la imagen del presidente y más banderas, mientras coreaba "Dios, Siria, Bashar. Eso es todo".

Por otro lado, según un activista de Homs e informaciones publicadas en las redes sociales, nueve miembros de la comunidad alauí fueron sacados de un autobús este martes por varios individuos armados que a continuación los mataron cerca de esa ciudad.

En Siria, los alauíes --la comunidad minoritaria a la que pertenece Al Assad-- controlan el Estado, el Ejército, sectores clave de la economía y el aparato de seguridad.

Sin embargo, Omar Idlibi, un activista sirio exiliado en Beirut, ha dicho que entre los nueve fallecidos del autobús había al menos un suní y dos cristianos, aunque ha añadido que las circunstancias de esos hechos, ocurridos cerca de un puesto de control del Ejército, no están claras.

Hoy se espera que los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe se reúnan en El Cairo para analizar la respuesta de Damasco a su iniciativa para solucionar la crisis en Siria, en medio de informaciones contradictorias sobre la aceptación del plan por parte del régimen de Bachar al Asad.

Ayer, el Gobierno sirio anunció que había alcanzado un acuerdo con el grupo de contacto de la Liga Árabe sobre un "documento final"acerca de la situación en el país, aunque poco más tarde algunos responsables de esta organización lo desmintieron en medios de comunicación árabes.

Por su parte, una fuente de la Liga Árabe confirmó que Siria presentará hoy su respuesta oficial a la hoja de ruta presentada por su organismo, sin querer ofrecer más detalles.
Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que han causado la muerte de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.