Fracaso absoluto de la quinta consulta separatista

Carod Rovira fue de los pocos que acudió a votar
Carod Rovira fue de los pocos que acudió a votar

Casi 210.000 personas estaban llamado ayer en Tarragona, Rubí, La Bisbal del Peneds, Gósol, Olesa de Bonesvalls y Vilallonga del Camp a la quinta oleada de consultas secesionistas en Cataluña. A primera hora de la tarde no habían votado ni 10.500 ciudadanos, el 5 por ciento. Los mayores de 16 años y los inmigrantes empadronados podían «expresar su derecho a decidir».

Uno de los que votó en Tarragona fue Carod-Rovira, vicepresidente de la Generalitat, quien calificó de «enormemente positiva» estas consultas, aunque parece que el interés entre los ciudadanos es más bien escaso.