Simpatía real por Enrique Miguel RODRÍGUEZ

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Ya conocen perfectamente, la brillantez con la que se celebró el acto de entrega de los IV Premios Alfonso Ussia. «Ejemplaridad», titulaba la portada de LA RAZÓN. Añadiría simpatía, arte y afortunadamente brevedad en los discursos, salvo el del presidente de la comunidad murciana, ya se sabe que algunos políticos suelen usar cualquier acto para hacer campaña. Viví la celebración intensamente. Al mediodía almorcé con Curro Romero, Carmen Tello y Espartaco, recién llegados de Sevilla. Nos invitó con su generosidad y cariño Rubén Domínguez, propietario del Gran Hotel Conde Duque, donde estábamos todos alojados. Llegué pronto al periódico, quería ocuparme de los invitados, del faraón de Camas. El público llegó con bastante puntualidad. Igualmente lo hizo la Infanta Doña Elena que presidía el acto. El titular de los premios hizo de presentador con su ingenio y gracia reconocidas. Jorge Guijarro fue el joven premiado con algo tan importante como el mejor estudiante, Marta Domínguez emocionada después de su calvario judicial, recibía el reconocimiento a la figura del año. El alcalde de Lorca y el presidente de la comunidad, recibieron el premio solidario. Sin duda la estrella de la noche fue Curro Romero, premiado a su gran trayectoria profesional y humana. Dio las gracias contando varias anécdotas que pusieron la sala en estado de gracia. En el cóctel tuve la fortuna de conversar con la Infanta Doña Elena, recordaba lo divertido que había estado el admirado maestro de Camas. Añadí algún otro sucedido, que nos había contado Curro en el almuerzo. Dos veces tuve que repetirle a la señora una de las anécdotas. Con su afecto por el mundo taurino me pidió que quería saludar a Espartaco, verdaderamente su simpatía llenó el salón, conversó con todo el mundo. Noche tan importante se cerró con un grupo de amigos que disfrutamos de una noche extraordinaria. No quiero decir nombres puesto que ya este periódico ha dado cumplida cuenta de todos, solamente reiterar la admiración por todos los premiados, por cómo se desarrolló el acto y cómo disfruté del ingenio y la gracia del gran Curro Romero.