El Cordobés paraliza España

La Razón
La RazónLa Razón

El enorme tirón que Manuel Benítez «El Cordobés» había alcanzado ya
en su segunda temporada como matador de toros se vio reflejado en la
expectación generada por la corrida en la que iba a confirmar su
alternativa en Madrid. Un festejo, además, televisado en directo y que paralizó
a España.

Aquel 20 de mayo de 1964 hacía también su presentación en Las Ventas
y la gente le recibió con una estruendosa ovación. Pedrés, en
presencia de Palmeño, le cedió la muerte de «Impulsivo», toro marcado
con el hierro de José Benítez Cubero que hiere muy gravemente al
torero de Palma del Río antes de que este finalice su primera faena.
Aún así, la gente, enloquecida, le pide la oreja, que su cuadrilla
lleva hasta la enfermería. Era la primera de las treinta y seis que
conseguiría en las veinte tardes que actuó en esta plaza.