Bolt no es imbatible

Dos años después, Usain Bolt volvió a perder una carrera de 100 metros. En 2008, también en Estocolmo, el verdugo fue su compatriota Asafa Powell. Ayer, en la reunión de la «Diamond League», el honor le correspondió a Tyson Gay

Gay ganó con suma claridad a Bolt
Gay ganó con suma claridad a Bolt

El estadounidense llegaba a la capital sueca más cerca de su mejor versión que el hombre más rápido del planeta. Había prometido que estaba en condiciones de rebajar sus valiosos 9.69. Falso. No necesitó tanto para derrotar a Bolt. El jamaicano sólo fue fiel a sí mismo en los prolegómenos de la carrera. Montó su show habitual. Bailó, se dirigió al público, se santiguó, miró al cielo... Eso sí, correr corrió muy poco para lo que está acostumbrado. Vio la espalda de Gay durante toda la carrera y selló unos indignos 9.97. Gay se impuso con 9.84, una marca lejos de ser recordada y que fue 13 centésimas mejor que la de un desconocido plusmarquista mundial.

En un año en el que las únicas grandes citas se centran en los mítines, sin Juegos Olímpicos ni Mundiales, Bolt y Gay no parecen dispuestos a volver a entrar en los libros de historia. El jamaicano no atendió al desafío de Gay porque sus piernas y su cabeza no están preparadas para afrontar el asalto a sus galácticos 9.58. Los dos retrasos en la salida terminaron de abonar el terreno para que llegara una sorpresa que no fue tal. Gay, además de estar en mejor forma, estaba más motivado. El yanqui sólo tardó 164 milésimas en abandonar los tacos. Bolt lo hizo en 176. «Mis diez primeros metros fueron horribles», dijo después. No hubo carrera. El jamaicano afrontó los metros finales con el rostro crispado y Gay ya podrá presumir de que, al menos una vez, ha derrotado al jamaicano. La marca (9.84) ni siquiera fue la me- jor del año. Powell, que se borró en las vísperaspor problemas físicos, lidera el ranking con 9.82.