La Familia Real no irá a la boda de Alberto de Mónaco

A pesar de que el Principado de Mónaco esté organizando una grandísima fiesta que durará tres días en Montecarlo, la Casa Real española no asistirá al enlace entre Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock por motivos protocolarios, puesto que la invitación iba cursada al Rey Don Juan Carlos, quien todavía no ha retomado su agenda oficial.

La boda real monaguesca no está teniendo la repercusión mediática que se esperaba. A pesar de que el principado sea todo un referente en cuanto a estilo y venga precedido de la leyenda de la Princesa Grace Kelly, parece que el enlace del heredero no consigue suscitar la espectación que por el contrario sí tuvo el otro enlace real del año, el de Guillermo y Catalina.

En esta ocasión, los Príncipes de Asturias no acudirán como representación de la Familia Real, algo que por el contrario sí que hicieron en el enlace británico, en el que Don Felipe y Doña Letizia acompañaron a la Reina Doña Sofía.

En aquella ocasión el novio era el segundo en la línea de sucesión. La explicación de Zarzuela es que los Príncipes simplemente no están invitados. Pero si miramos atras, del novio recordamos este momento. Su actitud preguntona en la selección de la ciudad candidata para los juegos de 2012. También fue sonada la llegada en solitario de Carolina de Mónaco a la boda de los Príncipes de Asturias, mientras su marido se reponía en el hotel de los efectos de una mala noche.

A cinco días del enlace sóo se baraja que asista la infanta Pilar de Borbón, que como miembro del Comité Olímpico, es la que tiene más relación con Alberto de Mónaco.

Mónaco prepara sus mejores galas para el enlace del Príncipe heredero y su novia con la que lleva saliendo una década. Los festejos comenzarán el próximo jueves 30 de junio día en el que el futuro matrimonio celebrará su última noche como solteros en un concierto de The Eagles en el estadio Luis II que acogerá a unas 15.000 personas. La pareja contraerá matrimonio dos veces: una por civil y otra por lo religioso.

El viernes será la ceremonia civil en la que Alberto y Charlene se darán el 'sí quiero' en la más estricta intimidad familiar en Salón del Trono del palacio de los Grimaldi. El pueblo monagesco podrán seguir la ceremonia gracias a las pantallas que se han instalado por todo el principado.

Después, los recién casados invitarán a todos los ciudadanos a un bufé al aire libre compuesto por comida mediterránea y sudafricana, en honor al lugar de nacimiento de Charlene. A las 20 horas realizarán una recepción en el puerto de Hércules y a las 22 en el mismo puerto se realizará un espectáculo de música y luz dirigido por Jean- Michel Jarre.

El sábado a las 17 Alberto y Charlene volverán a convertirse en marido y mujer en una ceremonia religiosa en el patio de honor de palacio. A este evento acudirán importantes personalidades, miembros de otras casas reales y caras muy conocidas como la actriz Demi Moore, el diseñador del vestido de la novia, Giorgio Armani o el Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy.

A partir de entonces, Charlene se convertirá en su alteza serenísima, en princesa, en duquesa de Valentinois, marquesa de Baux y condesa de Carlades, títulos que en su día le fueron concedidos a Grace Kelly.