Asia

EE UU acusa a Pakistán de proteger a los talibanes en Afganistán

La tensión entre EE UU y Pakistán crece cada vez a mayor velocidad. Y los últimos ataques de los talibanes en Afganistán no hacen más que alimentar el fuego del enfrentamiento entre los dos aliados.

«Nos arriesgamos a  dejar un Gobierno en el que los afganos no confían y que puede provocar una guerra civil»
«Nos arriesgamos a dejar un Gobierno en el que los afganos no confían y que puede provocar una guerra civil»

Nueva York- El jefe del Estado Mayor de EE UU, Mike Mullen, acusó ayer a Pakistán de «exportar la violencia» a Afganistán en su última comparecencia ante el Congreso antes de jubilarse la semana que viene. A su juicio, no sólo Islamabad pone en peligro la desgastada colaboración entre Pakistán y EE UU contra el terrorismo, sino también el futuro de una salida de éxito de las tropas norteamericanas de Afganistán.
El almirante reconoció que la campaña estadounidense en Afganistán está amenazada por el apoyo del Gobierno de Islamabad a la red Haqqani, las células de Al Qaeda y la corrupción de la Administración de Kabul. En los últimos días, Washington ha elevado el tono contra Pakistán con acusaciones de que tiene relación con la red Haqqani, un grupo terrorista que puede estar detrás del atentado de la semana pasada contra la Embajada de Estados Unidos en Kabul.
Mullen, que se ha reunido en diferentes ocasiones con su homólogo de Pakistán, el general Ashfaq Pervez Kayani, indicó ante el Comité de Servicios Armados del Senado, que los terroristas de Haqqani han «gozado del apoyo y protección del Gobierno de Pakistán. Son un arma estratégica de la principal agencia de inteligencia paquistaní, el ISI», destacó.
«Creo que nos arriesgamos a dejar un Gobierno [por el del presidente Hamid Karzai] en el que los afganos no pueden confiar. En el mejor de los casos, llevaría a conflictos localizados dentro del país. Pero, en el peor de los escenarios, provocaría el derrumbamiento del Gobierno (de Kabul) y una guerra civil», reconoció Mullen. El jefe del Pentágono, Leon Panetta, condenó en la misma sesión el apoyo de Pakistán a la red Haqqani: «Pakistán deben tomar medidas para evitar que Haqqani se refugie en sus santuarios. No podemos permitir que los terroristas vayan a Afganistán, ataquen a nuestras tropas y después vuelvan a sus refugios en Pakistán».
La portavoz de Exteriores paquistaní, Tehmina Janjua, negó en rueda de prensa que su Gobierno coopere con el grupo de Haqqani y reafirmó su alianza contra el terrorismo con las autoridades de Washington, informa Ap.


La mutua desconfianza de dos aliados de conveniencia