Bono gastó 461000 euros en«representación» en 2011

Posada y García Escudero reducen más de un 50% de «atenciones protocolarias» de sus antecesores. Congreso y Senado meten la tijera al presupuesto

MADRID- Congreso y Senado dieron ayer alguna pista de por dónde pueden ir los Presupuestos Generales del Estado. Todas las partidas son susceptibles del recorte, más cuando se trata de gastos como las «atenciones protocolarias y representativas», las «dietas», los «viajes de comisiones y delegaciones oficiales» o la «publicidad y propaganda», que para el ejercicio 2012 en las Cortes Generales sufrirán una merma de entre el 12 y el 56 por ciento. De momento, ayer supimos que, por decisión personal de los presidentes de ambas Cámaras, Jesús Posada y Pío García Escudero, el presupuesto de las Cortes Generales se reducirá este año un 4,4 por ciento. El Congreso gastará así 86,9 millones, un 5,2 por ciento menos que en 2011 mientras que el Senado prevé gastar 53,2 millones, un 3,5 menos que el ejercicio anterior.

La decisión se adoptó por unanimidad en una sesión conjunta de las Mesas de ambas Cámaras, tras la cual se distribuyeron sendas notas con el porcentaje de reducción de gasto por capítulos, pero sin detalles sobre el monto de cada partida, salvo alguna excepción y tras muchas indagaciones previas. Y es que si hay una institución del Estado donde la transparencia sigue siendo una asignatura pendiente, después de más de 30 años de democracia, esa es el Parlamento. Basta recordar un dato: la Mesa del Congreso jamás hace públicos los órdenes del día de sus reuniones ordinarias. Todo es materia reservada. Y a cualquiera que intente bucear en el proceloso mundo de la organización parlamentaria se le marea con llamadas o escritos que a menudo acaban en una larga cambiada.

El anuncio del Gobierno del PP de una inmimente Ley de Transparencia abre pues una puerta a la esperanza en el viejo Palacio de San Jerónimo, donde poco a poco se pretende acabar con la opacidad de los usos y costumbres parlamentarias.

De momento, el presidente del Congreso ha decidido meter la tijera a toda partida de la Cámara Baja, menos a la de las transferencias a los grupos parlamentarios que crece un 2,34 por ciento hasta alcanzar los 10,5 millones de euros, pero no porque se aumente la subvención por diputado sino porque en esta Legisaltura hay más formaciones políticas.
Así, se reducirá un 4,58 por ciento el capítulo I (gastos de Personal) como consecuencia de la decisión de congelar las aportaciones a los planes de pensiones privados suscritos para funcionarios y diputados, pero también de la congelación por cuarto año consecutivo de la asignación de sus señorías. El gasto por este concepto sumará 35 millones

El capítulo II –gastos corrientes en bienes y servicios– al que se destinarán, 37 millones, afronta una reducción aún mayor (-7,14 por ciento), con un descenso más que notable de la partida destinada a «atenciones protocolarias y representativas» que se rebaja en un 45, 69 por ciento. Bajo tan amplio epígrafe, los servicios de la Cámara incluyen los gastos de protocolo que se derivan de las visitas de mandatarios extranjeros y los que generen los miembros de la Mesa. Y en 2011, bajo la presidencia del socialista José Bono, el máximo órgano de la Cámara Baja gastó por este concepto 461.412 euros, que Posada ha decidido reducir para 2012 a 250.000. En el caso del Senado, Pío García Escudero ha sido aún más drástico, pues la reducción alcanza el 52,92 por ciento, aunque no se han dado detalles de cuánto gastó su antecesor, Javier Rojo, en este concepto.

Reducción en «atenciones protocolarias pero tambié en «viajes de comisiones y delegaciones oficiales», que este año en el Congreso se reducirá un 14,55 por ciento. Y eso que ya en 2010 Bono decidió suspender el pago de dietas nacionales (120 euros diarios) cuando los diputados fueran invitados por empresas u organismos con todos los gastos pagados y reducir los llamados grupos de amistad.

En el caso de la Cámara Alta, el capítulo de «dietas» se reduce un 21,35 por ciento, mientras que en el de «publidad y propaganda» el recorte alcanza el 56,60 por ciento y en el de reuniones y conferencias la merma suma un 35 por ciento menos que en el ejercicio 2011. Sube un 16 por ciento, no obstante, la partida destinada al pago de la «indemnización por cese» de los ex senadores.

 

Diez horas de Pleno el día de la huelga general
El Congreso tendrá una intensa jornada de trabajo el 29-M, fecha elegida por los sindicatos para la huelga general, ya que ese día se debatirá la convalidación de cinco decretos-ley y pasará su primer trámite parlamentario la Ley de Estabilidad Presupuestaria.