Super Lopez toma el poder

La diva latina más deseada vuelve al «mercado», y recupera, como ocurriera con George Clooney, su trono de soltera de oro. Jennifer Lopez y Marc Anthony han decidido poner fin a su relación tras más de siete años de lo que parecía una feliz pareja.

Super Lopez toma el poder
Super Lopez toma el poder

En un comunicado de prensa enviado por ambos a la revista People afirmaban que han terminado de manera amistosa: «Hemos decidido terminar nuestro matrimonio. Ha sido una decisión muy difícil. Hemos llegado a un desenlace amigable en todos los aspectos», declaran en el texto. «Es un momento doloroso para todos los involucrados y apreciamos el respeto por nuestra privacidad durante este tiempo», remata.
A pesar de que los rumores de crisis siempre han acompañado a la pareja, la noticia de su separación ha revolucionado el mundo del «cuore». Cada chismorreo relacionado con problemas entre el puertorriqueño y su mujer era rápidamente desmentido por ambos. Sin embargo, la nota y la entrada en la página web de ella afirmando su separación definitiva, difundida mediante miles de mensajes emitidos en Facebook y Twitter, ha dejado con un palmo de narices al mundo de la farándula y a sus legiones de fans.
Pero no sólo el mundo de la Prensa rosa se ha llevado las manos a la cabeza –o a los bolsillos– ante la noticia: algunos se preguntan qué pasará ahora con el nuevo proyecto que planeaban hacer juntos –asociados a Simon Fuller, creador de «American Idol»–, para producir «Q'Viva: el Elegido», un programa buscatalentos que pretendía recorrer 21 países de Latinoamérica para encontrar a nuevas figuras del canto.
Entre los motivos de la ruptura se barajan varias hipótesis. El padre de JLo llevaba más de 20 años en la Iglesia de la Cienciología, a la que arrastró a Marc Anthony hace dos. Aunque ambos han insistido siempre en que Jennifer se uniera a los dos en su creencia, ella se ha negado sistemáticamente.
Otros dicen que la puertorriqueña se casó con Marc Anthony en un típico arrebato de «mujer despechada» tras el rechazo que sufrió de manos del atractivo Ben Affleck... y parece que el despecho no es un motivo suficiente para sacar adelante un matrimonio. En lo que todos coinciden es en que Marc Anthony ha vivido sólo por y para la famosa cantante. Al parecer, desfallece de amor por la que dicen que es una de las más insoportables divas, y esta idolatría podría haber cansado a Jennifer. A pesar de ello, del comunicado parece trascender una referencia a una posible infidelidad del no tan fiel Marc Anthony.

«No me ames», el preludio
Antes de casarse, grabaron juntos el hit de radio «No me ames», que formó parte del disco de Jennifer Lopez «On the 6» (1999). Y esa no fue su última colaboración musical: en 2004, registraron la canción «Escapémonos», que apareció en dos álbumes del salsero, «Amar sin mentiras» y «Valió la pena». También su empresa común tuvo un momento de gloria en la gran pantalla, en la cinta biográfica del intérprete Héctor Lavoe, «El cantante» (2006), que protagonizaron juntos. Hicieron caja.
En la actualidad, «la reina del Bronx» tiene pendiente firmar el contrato como jurado en American Idol por segundo año. De hecho, la pareja hizo una de sus últimas apariciones públicas al interpretar una canción a dúo en el episodio final del famoso programa cazatalentos. Además, Lopez prepara su regreso al cine con dos películas: «Parker», una cinta de acción protagonizada por Jason Statham, y «What to expect when you're expecting», una comedia coral sobre cinco parejas que se preparan para ser padres. Por su parte, Marc Anthony acaba de incorporarse como miembro estable del reparto de la serie de médicos «Hawthorne», con Jada Pinkett-Smith.

El detalle
Parecían una familia unida y feliz. Tanto es así que el padre de la cantante, David Lopez (a la dcha.) mantenía una estrecha relación con su yerno, al que incluso según asegura su círculo, arrastró a la Cienciología. Lo de ellos no era sólo un matrimonio, sino una gran empresa, una marca a nivel mundial. Casados en 2004, su carrera por separado fue mucho más exitosa que en conjunto. De hecho, el restaurante que Jennifer abrió en California tuvo que cerrar en 2008 por falta de clientes. Y su carrera musical, más de lo mismo: JLo no ha vuelto a ser la que era. Tuvieron dos mellizos, Max y Emme. Probablemente la custodia, así como la mayoría de la fortuna, que, después de todo, pertenece a la cantante, irá a parar a las manos de ella.