MENÚ
miércoles 17 julio 2019
04:07
Actualizado

El tonto del Currin

Tiempo de lectura 4 min.

18 de febrero de 2011. 01:02h

Comentada
18/2/2011

El tonto del culo, reunido en una sola voz, «tontolculo», es una especie de tonto peligrosísima. Mas aún que el tonto con balcones a la calle, que es un tonto exhibicionista pero doméstico. El tontolculo no acostumbra a ser buena persona, y es metomentodo, correveidile, sesgado y bastante hijoputa. En Sudáfrica existe una versión del tontolculo denominado tonto del Currin, al que llamaremos de ahora en adelante tontolcurrin, en homenaje a Brian Currin, el presumible mediador y amigo de los terroristas de la ETA. El tontolcurrin es especie en peligro de extinción, por existir tan sólo un ejemplar vivo, precisamente, Brian Currin. Hace algunos años, se intentó en vano soltarlo en el maravilloso parque nacional Krügger con el fin de facilitar su cruce con una hembra de ñu y así contribuir a la supervivencia de su especie, pero el resto de los animales protestó airadamente y el proyecto no pudo realizarse. Se eligió al ñu como pareja del tontolcurrin porque se considera a este alcélafo de la sabana africana el más tonto de todos los alcéfalos del mundo. Un hijo de Currin y una ñu podría alcanzar un nivel de majadería sólo comparable al pájaro dodó de Isla Mauricio, ave que se extinguió por tonta en el siglo Dieciocho.

Después de muchas horas de estudio y preparación, desgraciadamente echadas a perder, y tras analizar las características y valoración de estupidez de las cuatro principales subespecies de ñu, el ñu de cola blanca, el ñu listado o azul, el ñu de barba blanca y el ñu de Nyassa –se deshechó al ñu de Cookson por su exclusiva localización en el valle de Luangwa, en Zambia–, se eligió al ñu de cola blanca para proceder a su apareamiento con Brian Currin, por ser el más abundante y el más merendado por los leones, leopardos, guepardos, hienas y chacales. Pero el plante de los animales del Krügger fastidió el proyecto y Brian Currin, el tontolcurrin, se tuvo que dedicar a la mediación con las bandas terroristas, y especialmente con la ETA, cuyos miembros, y lo escribo solicitando el perdón del socialista vasco Jesús Eguiguren, gran amigo de ellos, son los más parecidos en cuanto a la inteligencia se refiere, a los ñus de cola blanca.

El tontolcurrin viaja mucho, vive en hoteles de lujo, cobra por su actividad y en ese sentido no es tan tonto. Pero cuando abre la boca, el tontolcurrin deja ver toda la necedad que contiene su estructura aparentemente humana. Ahora ha declarado que «la Constitución española, adoptada en la época de Franco, no reconoce la autonomía de los vascos y catalanes». Semejante lección histórica nos ayuda a comprender la airada reacción de los animales del Parque Krügger cuando tuvieron noticia de la posible instalación de Brian Currin en sus pastos y sabanas. Y se comprende el prestigio que ha alcanzado entre los etarras, batasunos y demás grupos de la llamada «izquierda abertzale», incluyendo en ese apartado a personajes como Jesús Eguiguren, Joseba Eguíbar, y Pachi Ipurdimendi, fallecido en la última Tamborrada de San Sebastián al confundir su cabeza con el tambor y golpearse repetidamente en su chochola con el palo percutor.

Si Brian Currin ha llegado a la conclusión, tras detenidos estudios, de que la Constitución de 1978 no contempla las autonomías vasca y catalana y es obra de Franco, fallecido tres años antes, es perfectamente comprensible que se haya dedicado a mediar a favor del terrorismo de la ETA. Nos alegramos, y muy de veras, por los ñus de cola blanca.

Últimas noticias