Burjassot saca adelante su pleno en el hospital pese a su posible impugnación

Valencia- El Ayuntamiento de Burjassot sacó ayer adelante su pleno celebrado en un hospital de Valencia gracias al voto de la concejala ingresada en él tras dar a luz. No obstante, la cita del Gobierno local podría no ser válida si prospera la amenaza de impugnación por parte de la Abogacía del Estado, que considera que esta convocatoria fue jurídicamente inviable, ya que, según establece la Ley, un Consistorio no puede celebrar un pleno en territorio distinto al de su municipio si no es causa de fuerza mayor y la baja por maternidad «no lo es».
La recién nacida Alicia y su madre, la edil del PSPV Olga Camps, despertaron ayer una gran atención mediática.
La progenitora, en silla de ruedas y en primera fila de la sala de conferencias habilitada por el centro hospitalario, pudo votar en el pleno urgente y extraordinario que finalmente aprobó, con los once votos a favor del tripartito Compromís-EU-PSPV y los diez en contra del PP, los créditos ICO para el pago a proveedores, cuyo plazo de solicitud concluía ayer.
Y ello porque el alcalde, Jordi Sebastià, decidió llevar adelante la sesión plenaria pese a un aviso de la Subdelegación del Gobierno que el edil consideró «no vinculante». Por su parte, el PP anunció también que se reserva el derecho de impugnar el pleno por considerarlo «no legal».
A juicio de los populares, el «verdadero motivo» del equipo de Gobierno para celebrar este pleno en el hospital era el de sacar adelante una iniciativa para la que le faltaba un voto.