Historia

Premio al «indignado» Sampedro

El escritor y académico, de 97 años, obtiene el último galardón literario de la legislatura por su «compromiso crítico» y «referencia intelectual y moral»

«Si el pp gana las  elecciones se regodeará apretando los tornillos de la explotación», dijo antes de los comicios
«Si el pp gana las elecciones se regodeará apretando los tornillos de la explotación», dijo antes de los comicios

El Ministerio de Cultura ha entregado el último Premio Nacional de las Letras de la legislatura al escritor, académico y economista José Luis Sampedro, de 94 años, un galardón que se entrega al reconocimiento de la trayectoria literaria y al conjunto de la obra de un escritor en español. El autor de «La sonrisa etrusca» y «El amante lesbiano» declaró ayer sentirse «satisfecho y contento» con la concesión del galardón, uno de los más importantes de las letras hispanas, y que va acompañado por una dotación 40.000 euros. Recién llegado a su domicilio de Mijas (Málaga), Sampedro aseguró que sólo ha querido hacerse a sí mismo y que nunca ha buscado el éxito, informa Efe. Acompañado por su mujer, Olga Lucas, el escritor afirmó que no se esperaba el premio «en absoluto», e incluso, en caso de llegar a recibirlo, «lo esperaba a título póstumo».

El fallo hecho público por el ministerio calificaba a Sampedro como «uno de los más importantes escritores vivos en lengua castellana», y hacía hicapié en su papel «como una referencia intelectual y moral de primer orden en la España de la segunda mitad del siglo XX». Sampedro, que ha compaginado cargos administrativos con la docencia en el área económica, ha hecho gala del compromiso político hasta muy recientemente, por ejemplo con el movimiento 15-M, al que ha apoyado con su presencia y también con su pensamiento. El prólogo de la edición española de «Indignaos» (Stephane Héssel, Destino) lleva su firma. «Había muchos candidatos valiosos al premio, pero hemos considerado que a la valía de Sampedro había que añadir que su obra ya está cerrada por su edad tan avanzada, y su carácter humanista. Tiene una trayectoria brillante como escritor, con novelas espléndidas. Además, hemos valorado su capacidad y compromiso crítico», declaró ayer a Efe un miembro del jurado, que estuvo integrado por el director general del Libro, Rogelio Blanco, José Antonio Pascual, Jordi Cornudella, María José Rivera, Anna Caballé y los dos últimos autores galardonados, Rafael Sánchez Ferlosio y Josep María Castellet, entre otros. A la recta final de votaciones, que han sido «muy reñidas», llegaron también Juan Eduardo Zúñiga (finalista en varias ocasiones) y Carme Riera.

Sampedro se ha ocupado en su obra en prosa y en diferentes ensayos de las consecuencias del modelo económico sobre la realidad social. «La suya es una producción prolífica, desarrollada al margen de las corrientes literarias y marcada por su postura vital de contribuir, desde la cultura, a la consecución de un mundo mejor», recogía el fallo. Tampoco ha evitado manifestarse en torno a cuestiones políticas: «Entre los economistas hay dos tipos, los que se dedican a hacer más ricos a los ricos y los que pretendemos hacer menos pobres a los pobres. Con los intelectuales literarios pasa lo mismo: los hay que dan la razón al ataque de Irak y los que estamos en contra. Aquello fue un crimen de lesa humanidad que no ha prescrito», afirmaba hace unos meses.

Con Garzón, fin al capitalismo
En plena efervescencia de las protestas «indignadas», Sampedro aseguraba: «La democracia no es el gobierno del pueblo en ningún sitio. ¿Qué se vota? Lo que nos hacen que votemos. En la infancia, llega un cura y mete en la cabeza dogmas. Eso empieza a condicionar el pensamiento y el pensamiento debe ser libre, más que la libertad de expresión. Si con la libertad de expresión lo que expresa es lo que le dicen que diga, no interesa. Lo que importa es lo que pensamos».

Siguiendo el hilo del éxito de «Indignaos», participó en un volumen compuesto por diez ensayos sobre la actualidad económica y política, escritos por Baltasar Garzón, Federico Mayor Zaragoza e Ignacio Escolar, entre otros. Para Sampedro, estamos ante «el ocaso del sistema capitalista». «Está desmoronándose y asistimos a una última etapa de barbarie, como en el final del Imperio Romano», decía en una reciente entrevista a TVE.

También tomaba partido sobre el proceso electoral de noviembre: «El PP si tiene la victoria no se la ha ganado. Llevan años pidiendo, pero sin decir cómo hacerlo. Rajoy jamás ha tenido una idea y para una vez que fue al público con un papel apuntado, le hicieron una pregunta cantada y pactada, y no supo qué contestar. Rajoy sería hoy el presidente ideal de Europa, porque entonces Europa no haría absolutamente nada. Me temo que va a ser derrotado el PSOE, pero seguiremos como hasta ahora porque no cambiarán las cosas. El PSOE está haciendo programas de la derecha en asuntos como la educación. Es un gobierno capitalista que depende de los financieros, como el PP. La diferencia es que el PP se regodeará apretando los tornillos de la explotación», declaraba al diario «Público». Sampedro ha publicado también «Octubre, octubre» (1981), La vieja sirena (1990), «Escribir es vivir» (2003) y «El mercado y la globalización (2002). Su última obra es «Cuarteto para un solista» (2011).

 

Nonagenarios y líderes
Dicen que el papel de Hessel ha sido decisivo como germen o acicate de las conciencias en las protestas del 15-M. Aunque sea discutible, lo que es cierto es que las ventas de su libro han sido enormes en España, se dice que superiores al medio millón de ejemplares, aunque menos que en Francia. Sampedro, que visitó en una ocasión el campamento de las protestas en Sol (en la imagen), prologó el volumen en España, y se embarcó en «Reacciona» (Aguilar), la respuesta mercadotécnica a la española. Y Hessel devolvió el favor con el prefacio del libro. Ambos se conocieron en la presentación.