Dime con quién andas y te diré cómo de conflictivo eres

En Sevilla se contabilizan más de 50 tribus urbanas

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

SEVILLA- En una provincia con más de un millón y medio de habitantes, coexisten diferentes clanes sociales. En Sevilla, están contabilizadas más de cincuenta tribus urbanas. Canis, skins, pijos, góticos, fashions, etc., convierten en máximas empíricas los refranes «dime con quién andas y te diré quién eres». El jueves de madrugada, en la Feria, una pelea entre jóvenes de estética «skin» y varios magrebíes vuelve a poner sobre la mesa el debate.
La socióloga mexicana Livia Zabala realizó su tesis en la Pablo de Olavide sobre el fenómeno de las tribus sociales y detectó más de 50 grupos diferentes, destacando los skinheads, los punkies –o los góticos, que se consideran sus herederos–, los ocupas, los ángeles del infierno y los pijos. Los ocupas, los canis, los punkies y los heavies comparten ciertas inquietudes políticas y una ideología antimilitarista y antitaurina. Los siniestros, por contra, son apolíticos. Los moteros tienen un carácter individualista. Los clanes se reúnen por barrios. Así, por ejemplo, en la Alameda es común encontrar ocupas y clanes antimilitaristas. En el Cerro del Águila, en los alrededores del Polígono Hytasa, se localizan, sobre todo los fines de semana, raperos y aficionados al hip hop. Los canis, por su parte, suelen acudir a una serie de discotecas. Al pijo, por su parte, se le suele ver por barios como Nervión y Los Remedios. Cuenta con centros de encuentro específicos, como discotecas.
Otro clan social en auge es el de los frikis, también en diferente grado, desde aquél que viste una camiseta de Espinete al que se disfraza de Harry Potter para el estreno de la película.
Aparte, cada tribu, a su vez, cuenta con diferentes subgrupos. A saber, en el caso de una de las tribus más comunes en la actualidad, el genérico cani se subdivide en «primo», «vacilón», «chano», «kie» y «chungo» (que, «según los cánones tribales», viene a ser algo así como «cani» en genérico más, «chano» y «kie fusionados»).
En Sevilla, especialmente, se da otro subgrupo autóctono: el «cani-co» o «cani cofrade», común en la Semana Santa y reconocible por las chaquetas blancas y los zapatos claros, o similares. Siguiendo con el ejemplo particular del «cani», existen foros en internet, incluso, que debaten sobre si «nace o se hace» y páginas pseudoficiales como «Todocanis», donde los integrantes de la tribu urbana pueden colgar fotos y contactar. Las tribus, en general, con el auge de la red, retroalimentan su filosofía, mediante foros, chats, blogs y otras páginas y portales de la red. Los canis, junto a los skinheads o neonazis, son las tribus que más conflictos generan, según informaron fuentes policiales. Normalmente, por agresiones y peleas. Los skinheads se caracterizan por su violencia y, según la tesis de Livia Zabala, «viven la vida como si fueran guerreros». Actualmente, suelen integrarse en las peñas más radicales de los equipos de fútbol. Los de la pelea del jueves eran seguidores del Betis.


LOS CANIS
Muelles, oro, gorra, tuning y problemas

Se reconocen por los anillos y cadenas dorados, los botines de muelles, el chandal, la gorra y la moto o el coche tuneado. Van en grupo y, si se sienten agredidos o intimidados, pueden ser problemáticos.

LOS SKINS
Neonazis en los campos de fútbol

Pueden tener el «Cara al sol» como tono de móvil. Suelen llevar la cabeza rapada, bufanda de club de fútbol, chaqueta bomber, botas altas y parches militares. Muestran su violencia en el fútbol.

LOS PUNKIS
Cresta de color y filosofía anarquista

Seguidores de grupos como The Clash o The Ramones. Suelen ser anticapitalistas, antimilitaris-tas, anar-quistas y antifas-cistas. En algunos casos, llevan una cresta de pelo, en ocasiones, de colores llamativos. Utilizan
ropa de cuero.

LOS OCUPAS/HIPPIES
Los herederos de las revoluciones de salón

Se definen como solidarios, revolucionarios y herederos de las revoluciones sociales. Defienden la legalización del cannabis. Utilizan rastas y suelen, aparente-mente, cuidar poco su esté-tica. Luchan contra el liberalismo que repre-sentan los EE UU.

LOS FRIKIS
Cómics, videojuegos y estética infantil

Conservan una pasión infantil por los dibujos y los cómics, las series clásicas y sus iconos. Se sienten orgullosos de ser «distintos». Grandes seguidores de los videojuegos. Siempre que la ocasión lo merece, se disfrazan de héroe o similar.

LOS PIJOS
Ropa de marca, afición al golf, al pádel

Se distinguen por la utilización de ropa de una serie de marcas (Tommy Hilfiger, Burberry, Ralph Lauren), preferiblemente con los colores de España; les gusta el golf y el pádel; se suelen peinar con la raya al lado y llevar patillas largas.